Marketing

5 Trucos psicológicos que utilizan las marcas para incitarnos a la compra

trucos psicológicos

La mente humana es un entorno complejo. Un entorno  que influye de manera directa en los deseos y decisiones de compra de los consumidores. Aunque pensemos que nuestras decisiones son algo que surge a través de la racionalidad, de la comparación de ideas y de argumentos completamente defendibles, lo cierto es que los consumidores nos dejamos llevar por una gran variedad de elementos irracionales que no podemos controlar y de trucos que hacen que nuestra mente perciba las cosas de otra forma.

Los efectos de la mente en la toma de decisiones de compra han sido objeto de estudio durante muchos años y, por este motivo, las marcas conocen perfectamente cómo los elementos irracionales tienen más peso sobre los racionales. Los juegos y trucos psicológicos que utilizan las marcas para incitarnos a la compra son mucho y muy variados, pero a continuación te mostramos algunos de los más recurrentes.

trucos psicológicospsicológicos

Contextualizar

Como explican en Business Insider, el contexto puede modificar la manera en la que percibimos el mensaje y la velocidad a la que lo hacemos. Esto significa que el consumidor reconoce antes el significado asociado a la palabra “vacaciones” si antes por ejemplo mencionamos la palabra “playa”. De esta forma, un mensaje publicitario resulta más efectivo.

Pero además, los elementos de diseño de una marca no están elegidos de manera arbitraria, sino que se utilizan para cambiar la imagen que los consumidores perciben de la marca y sus decisiones.

Poner precios concretos

Los precios psicológicos son una de las técnicas más populares para incitar al consumo, ya que son altamente efectivos. Los consumidores pueden cambiar sus decisiones de compra en base al precio de un producto. Son aquellos que suelen incluir decimales o que terminan en 9 o en 5. Nuestro subconsciente nos hace creer que son más baratos, aunque realmente no lo sean tanto. Pero además el consumidor recibe cambio al comprarlo. lo cual hace que sea visto con mejores ojos. Para las empresas además estos precios resultan muy efectivos, ya que resulta más complicado sumar cantidades con decimales, con lo cual el consumidor no es totalmente consciente del gasto.

El efecto señuelo

Las marcas ponen una oferta alternativa que completa la principal y que hace que el producto que tiene un precio más elevado resulte más atractivo. ¿Quién no se ha llevado alguna vez un producto que no quería sencillamente porque puede obtenerlo por unos euros más ? ¿O quién no ha comparado una marca más cara porque había una propuesta conjunta que la hacía más deseable?

La ilusión de escasez

La escasez hace que los consumidores sientan y hagan. Las marcas lo utilizan de manera recurrente para que los consumidores piensen menos y compren antes de que el productos e acabe. Es el caso de las ofertas de tiempo o cantidades limitadas. Es una estrategia para que los consumidores sean rápidos y compren antes de que otro se lo lleve.

El temor a la pérdida

Otro de los trucos que emplean las marcas para impulsar a la compra rápidamente es el temor de perder algo. Los consumidores no quieren perder lo que tienen y jugar con este elemento resulta muy efectivo para empujarles a tomar decisiones rápidas. El temor a perder ventajas o servicios hace que los consumidores se vuelvan más reticentes a abandonar un servicio o producto.

1 Comment

1 Comment

  1. Caro

    7 febrero, 2016 en 4:44

    Interesante artículo. Gracias!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir