Hoy en día, es necesario personalizar al máximo nuestra estrategia de marketing y segmentar todo lo que podamos para tener éxito y diferenciarnos.

Uno de los elementos que nos ayudan a hacerlo es la landing page, una página de inicio en la que mostramos aquello en lo que queremos que el usuario centre su atención. Digamos, es la página de presentación para el usuario.

Ahora bien, hay quien piensa que teniendo una web no es necesaria una landing page, puesto que en la web, en la página de inicio, ya mostramos lo que queremos que vea el usuario, pero, hay que tener en cuenta que una web muestra más elementos en los que el usuario puede dispersarse, y una landing permite focalizar más en aspectos concretos y específicos.

Pero, ¿cómo creamos una landing page?

Para empezar, debemos eliminar todo aquellos elementos que distraigan la atención del lector y que le impiden centrarse en lo que nosotros queremos mostrarle, dejando bien visible el botón de nuestro CTA (call-to-action).

Nuestra landing page debe estar bien conectada, y por supuesto, de manera más que visible, con todos los perfiles de redes sociales en las que tengamos presencia, situando sus iconos lo más arriba posible, para que sea lo primero que vea el usuario cuando llegue a nuestra página.

Por supuesto, el botón de CTA debe estar en la cabecera de nuestra landing, donde debemos colocar pocos elementos y que sean muy visuales, como por ejemplo un vídeo o una foto que sea muy atractiva, un título atractivo con un copy descriptivo de lo que se va a encontrar y, como hemos dicho antes, el botón de CTA. Este botón debe ser llamativo, con un color y forma atractivos y que contenga un mensaje simple pero efectivo.

A continuación, añadir imagenes que sean igualmente atractivas y que estén relacionadas con nosotros, es una buena idea. Pueden ser imagenes de productos, servicios o de nuestro personal, la idea es hacer nuestra landing page algo altamente visual.

El cuerpo puramente dicho, debe contener lo que queremos comunicar, utilizando un lenguaje sencillo y directo, pudiendo incluir una descripción de lo que es nuestro negocio, nuestros productos más destacados, promociones o cualquier cosa que nos interese.

Por último, los testimonios de usuarios satisfechos son un buen recurso para incluir en una newsletter. A los usuarios les gusta conocer la opinión de otros que ya han estado con nosotros, por lo que los testimonios es quizás el elemento más efectivo.

¿Qué usos le das tú?¿Se te ocurre algún aspecto más a tener en cuenta?



 

Tags:

 

No hay comentarios

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja tu comentario


 
*