Email Marketing

El content marketing se sitúa en el podio de los marketers

Un 67% de los marketers consideran que el content marketing está por encima del resto de disciplinas del marketing. Así lo revela un estudio realizado por la compañía Gleanster, en Estados Unidos.

Si decimos que los departamentos de marketing de las empresas, son unos de los que más beneficiados salen cuando de repartir presupuesto se refiere, no nos equivocamos. En unos tiempos en los que las estrategias de marketing toman más importancia que nunca, los responsables de las acciones de social media y content marketing tienen cada vez más peso en el seno de las empresas.

content marketing

Pero es precisamente en ese ámbito, en el del content marketing, donde el dinero se esfuma con mayor “facilidad”. Y es que según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por la empresa de investigación de mercados Gleanster, el 55% del presupuesto destinado al departamento de marketing acaba gastándose en esta estrategia.

Si tenemos en cuenta que el 67% de los marketers encuestados consideran que el content marketing está por encima del resto de disciplinas del marketing, no es de extrañar que en Estados Unidos se destinen 5.200 millones de dólares al año en la creación y difusión de contenidos.

No obstante, ese astronómica cantidad económica que se “invierte” en el content marketing podría no estar siendo aprovechada al máximo ya que muchos marketers no dedican muchos esfuerzos a diseñar estrategias que les permitan optimizar ese presupuesto. En esta línea, el estudio de Gleanster concluye que al año se desperdician 958 millones de dólares por culpa de los procesos ineficientes y el contenido redundante y no optimizado.

Precisamente es la optimización de los contenidos lo que permitiría una mejora substancial de las estrategias, permitiendo triplicar la creación de contenidos, de mejor calidad y que generen más engagement entre sus lectores. Para dicha optimización, Gleanster apunta que hay tres factores que se deben tener en cuenta: la estandarización de los flujos de trabajo, el trabajo centralizado y la integración de herramientas tecnológicas. Y que ni decir cabe, que una buena formación marca la verdadera diferencia.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir