Marketing

La visión 3D de las empresas especializadas en impresión

Imagine un mundo en el que una marca podría hacer un modelo digital de un producto, como una pieza de repuesto del coche, disponible en una plataforma web – el cliente podría elegir un modelo específico, seleccionar el fabricante que desease y pedir que se lo enviasen directamente. Esta es sólo una posibilidad en el futuro mundo de la impresión en tres dimensiones (3D), y no importa que pueda parecer ciencia ficción, el rápido avance de esta tecnología hace que este escenario esté cada vez más cerca.

La impresión en 3D, también conocida como fabricación aditiva (AM) o Rapid Prototyping, abarca siete procesos de impresión 3D industriales diferentes y parece decidida a transformar por completo los procesos de fabricación tradicionales en muchas industrias clave. Los productos que se han hecho durante siglos utilizando métodos tales como metal estampado y el moldeo por inyección de plástico se pueden producir ahora mediante el depósito de capas de material una sobre la otra sobre la base de un mapa digital 3D creado en software. Estamos a punto de entrar en una era compleja donde formas complejas y detalladas se podrán a un coste relativamente bajo, de una forma fácil, posible incluso para los consumidores en el hogar.

Se prevé que el impacto que la impresión 3D tendrá en mundo de los negocios será enorme. De hecho, de acuerdo con el Informe Wohlers de 2014, la industria de la impresión 3D global podría generar 11,3 millones de euros millones en ingresos en 2018 y superar los 18,5 millones de euros en 2020. Se espera que este crecimiento se hará realidad con la disponibilidad de las impresoras 3D de consumo de bajo coste y escáneres 3D, eliminando la necesidad de un software especializado o habilidades especiales de diseño para crear los archivos listos para imprimir. Si tenemos en cuenta la gran cantidad de oportunidades que aportará a las empresas, incluyendo la industria de productos de consumo y cualquier empresa que obtiene beneficios a partir de partes / piezas de recambio, el impulso financiero a estos sectores podrá ser sustancial.

Mientras que la revolución de la impresión 3D puede estar creando oportunidades realmente interesantes para las empresas, surge también una gran sombra para los propietarios de marcas que son conscientes del impacto que podría tener sobre los derechos de propiedad intelectual. Debido a la propia naturaleza de la tecnología de impresión 3D, que permite copiar en 3D objetos ya existentes, se plantean cuestiones que ponen en riesgo los activos de propiedad intelectual y otras cuestiones sobre las marcas comerciales, derechos de autor, patentes y patentes de diseño y los derechos de publicidad.

Ha quedado claro que las empresas deben determinar la repercusión de la impresión en 3D y las amenazas reales de infracción y posible robo de propiedad intelectual en el espacio de la impresión 3D. Mientras que los analistas han publicado predicciones que muestran las consecuencias financieras positivas de esta tendencia cada vez mayor, por otro lado, Gartner predice que para el año 2018 habrá 88 mil millones euros en pérdidas anuales relacionadas con la propiedad intelectual por la impresión 3D.

Amenazas 3D

Un riesgo potencial para los propietarios de marcas son los llamados “espacios maker”, una tendencia creciente que incluye espacios tradicionales donde los clientes pueden crear sus diseños e imprimirlos en una tienda o un “espacio maker” online y los usuarios pueden subir sus archivos de diseño 3D para obtener los objetos impresos. Además de los “espacios maker”, también hay una serie de sitios web online de intercambio de archivos que permiten a los usuarios intercambiar contenido digital, incluyendo archivos de impresora en 3D, a menudo de forma anónima.

Las empresas que tienen productos con marcas conocidas o imágenes comerciales pueden estar particularmente en riesgo. Por ejemplo, un usuario puede imprimir un accesorio de móvil que lleva el logotipo del dispositivo para el que está destinado, está práctica se está volviendo cada vez más común en los círculos de impresión 3D y los espacios fabricante online. Los propietarios de las marcas deben enfrentarse a la perspectiva de que un objeto puede ser impreso con su marca registrada sin el nivel de calidad del producto original. El impacto que podría tener tanto en la reputación de la marca como en la confianza del consumidor en la calidad de sus productos podría ser significativo.

Estos ejemplos pueden ser la punta del iceberg cuando se trata de los riesgos potenciales de la impresión en 3D, otros derechos de propiedad intelectual, que también podría ser infringidos, intencionadamente o no, serían incluir los derechos de autor y de los productos con licencia que son relativamente fáciles de copiar, los bienes protegidos patentes de diseño y funcionales que podrían ser duplicados sin permiso e incluso haciendo referencia a personajes famosos, se podría hacer una representación tridimensional de una celebridad cuya semejanza podría ser un activo de propiedad intelectual protegida.

Protección – licencias, litigios y legislación

Con un abanico de amenazas que se ciernen sobre el paisaje como la impresión 3D, la cuestión sigue siendo ¿qué pueden hacer las empresas para protegerse? Un paso fundamental sería que las organizaciones conozcan las verdaderas capacidades de la tecnología. La tecnología 3D se introdujo por primera vez a finales de 1980, sin embargo, su avance y su accesibilidad a los usuarios para el uso diario ha sido reciente. Las máquinas se venden entre unos 4.500 euros y 4,5 millones de euros. Teniendo estas últimas un nivel sin precedentes de sofisticación y funcionalidad que necesita ser entendido plenamente por las empresas para darse cuenta de su impacto.

Un buen primer paso podría ser la creación de un grupo de trabajo interno para explorar las áreas básicas de impresión en 3D en términos de cómo se puede ayudar o potencialmente dañar al negocio, y cómo esa organización puede conseguir un conocimiento más profundo en la industria. Otro paso podría ser el de buscar los espacios online para los casos de infracción de marca tales como el uso no autorizado para la falsificación. Sin embargo, la aplicación de los derechos de marca puede ser un reto, especialmente en aquellos infractores que utilizan pequeñas impresoras 3D y son realmente difíciles de encontrar.

Una vía alternativa puede ser la búsqueda del resto de partes implicadas, como los responsables de la carga de archivos utilizados para crear productos falsos en cualquiera de los “espacios maker” on línea o los sitios de intercambio de archivos donde se intercambian archivos de impresora 3D. Los propietarios de marcas pueden incluso estar tentados de intentar hacer frente directamente a los fabricantes de impresoras 3D, sin embargo, tendrían que presentar pruebas claras de que se está cometiendo una infracción.

Nuevos modelos de negocio

Un enfoque más de futuro sería que las empresas tomen la impresión en 3D como una oportunidad para adoptar nuevos modelos de distribución y estrategias de participación de la marca. Un escenario realista para los propietarios de marcas sería ofrecer archivos originales y autorizados de sus diseños para que los consumidores pudiesen imprimirlos ellos mismos en sus impresoras, efectivamente hacer planos digitales que estuviesen disponibles una plataforma web. Algunas de las marcas más importantes del mundo ya han comenzado a implantar sus estrategias de impresión en 3D y si estas primeras experiencias tienen éxito, habrá que preparar el terreno para que otras marcas importantes se suban al carro de impresión en 3D con sus propios modelos innovadores de comercialización y distribución.

La revolución de la impresión 3D puede haber creado no solo una serie de oportunidades interesantes para los vendedores y usuarios de impresión en 3D, sino que también tiene un impacto significativo sobre los propietarios de marcas, con productos que están protegidos por la marca registrada u otros derechos de propiedad intelectual que podrían ser impresos y distribuidos sin permiso. Los propietarios de marcas tienen que conocer y prepararse para afrontar esta tecnología de punta y desarrollar una estrategia que le proteja contra los riesgos de la impresión en 3D al mismo tiempo que le ayude a aprovechar las oportunidades que esta tecnología le presenta. El mundo de los negocios parece dar un paso más allá hacia un mundo donde los consumidores pueden simplemente imprimir sus propios productos y los propietarios de marcas deben están totalmente preparados para asumir el impacto de la impresión en 3D y adaptarse a ella, solo así sobrevivirán y se desarrollarán.

Ronda Majure, vicepresidente, director de ventas globales – Thomson Reuters, Thomson IP Solutions en CompuMark.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir