Queda muy claro la importancia de la reputación online de una marca. Sin ella, no tienen absolutamente nada, pero, ¿y para los profesionales? ¿qué importancia tiene para nosotros el tener una buena reputación online?

Exactamente la misma que para la empresa. La reputación es más que lo que hacemos en internet, es cómo realizamos esas acciones, cómo nos relacionamos con los demás, pero, sobre todo, cómo los demás nos perciben a nosotros.

La empresa pretende vender un producto o un servicio, y es fundamental que los usuarios la perciban de una manera determinada para conseguir venderlo y crear confianza en ellos.

Nosotros, como profesionales, somos nuestro propio producto, nos vendemos a nosotros mismos, por lo que es imprescindible crear en los demás compañeros de profesión y clientes potenciales y reales la sensación de que somos de confianza y de que vamos a ser capaces de responder ante sus necesidades.

Si necesitásemos definir Reputación, podríamos decir que es la forma en la que los demás nos perciben, la imagen que tienen de nosotros, y ésta tiene que ser forzosamente, impecable, aunque no basta con esto, sino que tenemos que mantenerla y mejorarla hasta el límite, convirtiendo nuestro nombre y nuestra marca personal en garantía.

La reputación también es la puerta de entrada a nuevos proyectos, no sólo con otros profesionales, sino con reclutadores de diferentes empresas, ya que, según los datos recogidos por Kbsd, un 48% de los profesionales de Recursos Humanos utilizan los diferentes canales para ver la reputación de un posible candidato a un puesto de trabajo, además de investigar sus capacidades en base a publicaciones que pueda tener en internet, como blogs.

Debemos localizar las conversaciones de las que somos objeto en todo momento, para ver la opinión que otros usuarios respecto a nosotros, y poder hacer algo al respecto antes de que la situación se nos vaya de las manos.

No debemos ser tan ingenuos de pensar que, por el hecho de no estar en Redes Sociales, nadie va a estar hablando de nosotros, ya que si estamos expuestos al cliente, aunque sea en el ámbito unopuntocero, siempre va a haber alguien que va a hacer algún comentario, positivo o negativo, sobre nuestro servicio, y tenemos que estar preparados. Los canales lo único que van a provocar es que esos comentarios se hagan mucho más virales y tengan más alcance.

Además, debemos cuidar nuestra imagen, ya que eso va a favorecer la futura contratación del profesional, teniendo en cuenta que el 63% de los cazatalentos recurren a las redes sociales para encontrar al profesional perfecto para su organización.

Aunque no seamos nosotros mismos los que subamos material a las redes sociales que nos puedan comprometer, nunca estamos exentos de que otras personas puedan hacerlo, como fotos o vídeos de una fiesta loca en la que bebimos un poco más de la cuenta, motivo por el que siempre debemos mantener en estricta vigilancia qué información circula en internet sobre nosotros, y toda aquella que nos pueda ser perjudicial tratar de que sea eliminada

Crear una imagen fuerte y establecer una presencia fuerte es la clave para no sufrir daño en la reputación, añadiendo nosotros mismos la información que queremos que los demás vean de nosotros. Esa es la clave.

 

Tags: ,

 

No hay comentarios

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja tu comentario


 
*