Marketing

‘Bridge building

Son muchas las empresas en España que en los últimos años han reforzado las relaciones entre los miembros de sus equipos, el llamado ‘team building’. Sin embargo, son muy pocas las que han prestado igual atención a tender puentes entre esos equipos, lo que conlleva una importante pérdida del potencial de ventas y una limitación en su capacidad de innovación.

Para poner fin a ese estancamiento en las organizaciones, el fundador de Connecting Perspectives, Jordi Robert-Ribes, ha desarrollado el nuevo concepto de ‘bridge building’, que busca fomentar la relación y la colaboración entre departamentos para facilitar el intercambio de ideas y de conocimiento entre perfiles de empleados muy diferentes entre sí, con el fin de encontrar enfoques y propuestas que rompan con lo establecido.

Y es que “la diversidad, junto con la confianza y la colaboración, son las claves para que una empresa pueda avanzar de forma efectiva”, asegura este experto, que ha impartido clases en la London School of Economics (LSE), el MIT de Boston y el IE Business School, entre otros.

Robert-Ribes explica que “todos vemos el mundo a través de un filtro propio y eso implica que nos perdemos muchas cosas. Por ello, es imprescindible que hablemos con otras personas y compartamos experiencias y opiniones”.

La posibilidad de conectar perspectivas acaba con el estancamiento que sufren muchas empresas, ya que facilita el encontrar enfoques de negocio diferentes y el aprovechamiento de nuevas redes de contactos. Salir de la propia zona de comfort estimula la innovación, así como la reactivación de las ventas y la retención del talento.

En el mundo empresarial existen diferentes ejemplos sobre las posibilidades que ofrece la colaboración entre departamentos. Entre ellos, destaca el de una empresa farmacéutica estadounidense que observó que sus equipos de ventas y de marketing no tenían suficiente relación. Para cambiar esta situación, redujeron el número de máquinas de café disponibles para los empleados, pasando de una máquina por cada seis trabajadores a una por cada 150. Los empleados se veían así obligados a moverse dentro de la empresa y tenían la oportunidad de conversar e intercambiar entre ellos contactos e ideas. Tras esta sencilla acción, la empresa incrementó sus ventas un 20 %.

Una metodología propia

Jordi Robert-Ribes ha desarrollado una metodología propia dividida en tres fases –exploración, construcción y mantenimiento- con el fin de promover esas relaciones de confianza entre los miembros de diferentes departamentos.

La implementación de esta metodología se realiza a partir de tres acciones: la primera es una ExperienTalk, una charla motivacional con un formato dinámico en la que utiliza diferentes recursos para incentivar a los asistentes. La segunda se basa en encuentros One-to-One con los directivos de la empresa para que entiendan la necesidad del cambio y se conviertan en líderes del mismo, a través de actividades que faciliten ese vínculo entre los equipos. Por último, se realiza un seguimiento personalizado de la experiencia de los empleados para analizar la evolución del proyecto.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir