Marketing

10 errores que se cometen en el diseño de aplicaciones

aplicaciones

Según un reciente estudio, 4 de cada 5 aplicaciones acaban en la ruina por falta de espacio, mala experiencia de usuario o porque no aportan nada nuevo. El análisis ha sido realizado por Bluumi que ha seleccionado 100 aplicaciones móviles de empresa y ha consultado a los usuarios.

El resultado es que la amplia mayoría, un 95% de estas aplicaciones no reúnen las funcionalidades más solicitadas por los clientes. No resuelven ningún problema ni atienden necesidades que faciliten la vida de los clientes de empresa.

En este contexto, Álvaro Millán, CEO de Bluumi explica: “Las aplicaciones móviles de empresa deben tener un fin concreto y atender necesidades que aporten valor a los usuarios. El principal problema de las APP de empresa que se crean es que no aportan nada nuevo más allá del estar por estar”.

Teniendo esto en cuenta, Bluumi ha elaborado un decálogo con los 10 principales errores que se están cometiendo en el diseño de aplicaciones móviles.

  1. Necesidad.

Hay diferentes motivos que llevan a la desinstalación de una app de empresa pero el principal en el que coinciden el 99% de los usuarios es que si una aplicación móvil de empresa no es estrictamente necesaria no se usa y por lo tanto acaba siendo desinstalada.

Álvaro Millán explica: “Cuando nos sentamos con una empresa que está dispuesta a llevar a cabo su transformación digital móvil a través de una APP el primer aspecto y más complejo que marca el punto de partida del diseño es lo que puede aportar de valor a los clientes. Una aplicación móvil de empresa debe llevar una estrategia de marketing detrás. No sólo es una herramienta para enviar notificaciones. También debe resolver los problemas de los usuarios. Al menos uno. Con un problema que resuelva es suficiente para el éxito de una APP”.

2. Sistema de búsqueda.

El sistema de búsqueda dentro de una aplicación molesta al 90% de usuarios.

3. No más de 3 toques.

Además, el 89% de los usuarios consultados afirma que de las aplicaciones de empresa que utiliza ninguna tiene un sistema que les permita dar con su objetivo en menos de 3 toques. Algo tedioso y que acaba frustrando la experiencia de usuario.

4. Espacio.

Sin embargo, si algo molesta más que nada a los usuarios es el espacio que ocupa en la memoria una aplicación móvil de empresa. El 95% de los usuarios reconoce que a la hora de eliminar una aplicación suele ser el principal motivo el tema del espacio.

5. Escasa personalización.

A los usuarios les gusta acceder a aplicaciones con capacidad para personalizar. El tamaño de la letra, su nombre o sus datos son algunos de las opciones que echan de menos los usuarios consultados.

6. Micropagos.

El 62% de los usuarios afirma sentirse molestos con los pequeños micropagos a la hora de usar una aplicación. Este porcentaje aumenta si los abonos se deben hacer de manera continuada.

7. Consumo.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de que una aplicación deba estar permanentemente abierta o requiera de geolocalización. Se trata de funcionalidades que consumen batería y que además pueden ralentizar el terminal por lo que acaba incidiendo en la decisión de eliminar la app si no es estrictamente necesaria.

8. Seguridad.

Es un tema que cada vez preocupa más a los usuarios. Ha pasado de un 35% de preocupación a un 86% para los usuarios de apps. Cómo se guarda la información personal y dónde. Quién puede tener acceso a esta información o el sistema de protección de datos. Las aplicaciones de empresa suelen guardar documentación muy sensible y por lo tanto hay que garantizar este punto.

9. Escasa atención al cliente.

Una de las principales características de las aplicaciones móviles de empresa es que están pensadas como canal de comunicación directo entre el cliente y la empresa. Si este canal no sirve y no reciben respuesta se limita el uso de la misma. Según el estudio, el 70% de los usuarios destacan las apps como el sistema de comunicación más rápida y directa con una empresa.

10. Notificaciones.

El abuso de notificaciones a lo largo del día acaba obligando a los usuarios primero a silenciar la aplicación, después a bloquear las notificaciones y finalmente a eliminar la aplicación en caso de que no aporte valor. No se trata del principal motivo por el que desinstalan una aplicación ya que el terminal permite bloquear estas acciones pero si generan malestar entre los usuarios el abuso de esta herramienta.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir