Marketing

3 Estrategias de precio para nuevos productos

estrategia empresarial

En estos tiempos en los que el entorno es tan dinámico solo sobreviven las organizaciones proactivas, es decir los que corren más rápido. Las empresas que se adelantan a los movimientos de sus competidores pueden obtener ventajas muy importantes, ya saben que el que pega primero pega dos veces.

Debido a esto, muchas son las empresas que se están sumando al carro y están haciendo grandes inversiones en I+D para lanzar productos novedosos. Pero claro, no solamente es válido tener un producto novedoso, a esto hay que sumarle una buena estrategia para darle salida al mercado.

En los primeros momentos de la vida de un producto existen tres tipos de estrategias de precio alternativas. La elección de una de ellas vendrá determinada por los objetivos (cuota de mercado, margen de beneficios…) que pretenda alcanzar cada organización.

Estrategia de penetración: Supone fijar precios bajos desde el principio del lanzamiento del producto, para así conseguir rápidamente la mayor penetración del mercado. Es una estrategia a largo plazo.

Especialmente aconsejable cuando:

1-El producto puede ser rápidamente imitado por la competencia y no constituye una autentica novedad.

2-La demanda es altamente sensible al precio, muy elástica.

3-Ante la posibilidad de entrada de nuevos competidores, que se sentirían atraídos por los precios y los beneficios altos.

4-Economías de escala.

5-Recuperación rápida de la inversión.

Estrategia de descremación: Se fijará un precio alto al principio, junto con una elevada inversión en promoción, para atraer a la “crema” del mercado, e ir posteriormente bajando el precio de forma paulatina, y así captar sucesivamente nuevos segmentos de mercado más sensibles al precio. Es una estrategia a largo plazo.

Especialmente aconsejable cuando:

1-Se trata de un producto realmente nuevo (Si es posible patentable).

2-La demanda sea inicialmente inelástica al precio.

3-El mercado está segmentado.

Estrategia de lanzamiento: Consiste en una reducción temporal en el precio del producto al introducirlo en el mercado para acelerar la penetración del mismo. Una vez terminada la oferta de introducción, el precio volverá a aumentar o recuperar el nivel que la empresa considere oportuno.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir