Marketing

4 maneras de mantener a raya el estrés si te dedicas al Marketing

Quien se dedica al marketing online tiene nervios de acero, o debería tenerlos: los tiempos juegan en nuestra contra, los plazos se acortan sin previo aviso, y las prioridades cambian de manera constante. Si bien resulta motivante una profesión tan antiestática como esta, lo cierto es que los marketeros no son ajenos al estrés laboral, sino que forma parte de la rutina diaria.

La tolerancia al estrés, aunque quizás sea mayor que en otro tipo de profesiones, no nos hace invulnerables: el estrés afecta a nuestro bienestar y a nuestra productividad, un panorama poco agradable, tanto laboral como personalmente.

En mi caso en concreto, llevo una doble vida de especialista en marketing online en una gran empresa, y blogger y estudiante por las noches y los fines de semana (hay que reciclarse continuamente). Esto implica que vivo en un marco de estrés potencial, que me afecta en mayor o menor medida. Últimamente lo sufro más, y para quién esté en un caso parecido, le recomendaría:

  1. Positivismo al comenzar el día: me he dado cuenta que, si comienzas bien tu día, con la mente positiva, es mucho más sencillo que el resto de la jornada se desarrolle positivamente. Levántate con tiempo suficiente cada mañana y dedícate un pensamiento positivo y motivador.
  2. Desconecta: He desactivado un montón de notificaciones en el móvil: de correo electrónico, de redes sociales, incluso he silenciado algunos grupos de Whatsapp. Sigo consultando el correo electrónico, y entro a Twitter con frecuencia para ver qué ocurre, pero lo hago en el momento que quiero, no estoy atada al “clinc” que me avisa que tengo correo o nuevas actualizaciones. También me permite desconectar a partir de cierta hora, y así recargar pilas.
  3.  Haz ejercicio: realmente, para mantener el estrés a raya es importante ejercitarse. Ya sea yoga o running, el deporte nos despeja la mente, contribuye a generar endorfinas y ayuda a eliminar tensiones. Si sufres estrés, saca algo de tiempo para ir al gimnasio, o, al menos, salir a caminar un rato.
  4. Planificación: no sólo en el trabajo, sino también en tu vida diaria. La planificación te hará mantener el estrés a raya. Los imprevistos siempre van a surgir, pero si mantienes un ritmo constante de trabajo, lo sobrellevarás mejor.

Espero que estos consejos os hayan ayudado. Y si tenéis algún consejo extra que sigáis, no dudéis en dejarlo en un comentario.

1 Comment

1 Comment

  1. Dygicom

    25 junio, 2017 en 2:55

    Estupendo articulo, yo me sumo a lo del deporte, para mi es lo que mas me desconecta del trabajo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir