Marketing

5 Secretos de neuromarketing para aumentar la efectividad

Neurociencia

Neuromarketing

5 Secretos de neuromarketing para aumentar la efectividad de tus contenidos

El marketing de contenidos se ha convertido en una de las estrategias más populares entre los responsable de las empresas para llegar a su público objetivo. El hecho de que los consumidores se vean bombardeados cada día con cientos de mensajes publicitarios ha hecho que cada vez sean menos receptivos a ellos. Los consumidores están cansados de oír hablar de las ventajas de los productos y servicios que ofrecen las marcas y, en su lugar, esperan que éstas les ofrezcan un valor añadido. Es aquí precisamente donde entra en escena el marketing de contenidos. Un formato publicitario que permite a las empresas dar a los consumidores lo que buscan y al mismo tiempo hacerles llegar su mensaje.

Sin embargo, no sólo basta con lanzar contenidos y publicarlos en cualquier sitio. Deben cumplir con ciertos patrones de calidad y ofrecer información que realmente pueda interesar a los usuarios. Con lo cual, se trata de una labor mucho más compleja de lo que puede parecer y va más allá del simple hecho de escribir algo. Afortunadamente contamos con los beneficios que nos ofrecen las ciencias y descubrimientos que se han realizado en ciertos estudios en los últimos años. Estamos hablando, por ejemplo, de la neurociencia, el pilar sobre el que se asienta el neuromarketing y que hace que los contenidos den mejores resultados. Conocimientos que ya forman parte del master de neuromarketing y que permiten planificar estrategias mucho más efectivas.

  1. Las emociones despiertan el cerebro

Una de las mayores lecciones que nos da el neuromarketing y por la que cada vez más empresas aplican estos conocimientos es que las emociones ayudan a conectar con los consumidores y que los contenidos que activan los marcadores emociones tienen un impacto mayor, por lo que es más fácil que calen en su mente.

  1. Las cosas que resultan familiares funcionan mejor

Uno de los elementos más efectivos es apelar a las cosas que ya conocemos, pues nos mantienen dentro de nuestra zona de confort. Este es el motivo por el que las estrategias de muchas marcas funcionan muy bien. Ante las cosas que nos resultan familiares, nuestro cerebro genera dopamina. Así pues, usar imágenes, colores y gráficos conocidos hace que el contenido sea mejor recibido.

  1. Usar los instintos de “autoservicio”

Las personas estamos “programadas” para fijarse primero en aquellos servicios que las ponen a ellas por encima del resto de cuestiones. Esto tiene un impacto directo sobre sus comportamientos y sobre la forma en que reciben los mensajes. Aquellos contenidos que hacen que se sientan halagadas o bien consigo mismas siempre se reciben mejor.

  1. Apostar por lo sencillo

Las cosas sencillas también son percibidas mejor por los consumidores. Según la neurociencia, cuando algo nos parece difícil, nuestro cerebro piensa automáticamente que será más complicado y que la tarea a realizar nos llevará más tiempo.

  1. Huir de la monotonía para sorprender al cerebro

No obstante, el hecho de que ciertas cosas puedan parecernos más complejas de lo que son en realidad, no significa que una estrategia demasiado simple vaya a ser la más efectiva.  De hecho, esto tampoco funciona en nuestra mente. Si queremos calar en la mente del consumidor, debemos sorprenderlo. Nuestro cerebro tiende a predecir lo que cree que va a ocurrir, por lo que colocar palabras inesperadas o sorprendentes hace que la mente se pare a leer con más calma.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir