Email Marketing

5 señales de que un servicio de email marketing te estafará solo viendo su web

email marketing

Necesitas un sistema de email marketing (ESP), y alguien de tu entorno te habla de un nuevo sistema que funciona a la perfección y que acaba de salir al mercado. Como quien te lo ha dicho es alguien en quien confías, te sientas frente a tu ordenador y entras en su página web con las expectativas puestas en ello.

5 señales de que un servicio de email marketing te estafará solo viendo su web

1. Ni testimonios, ni opiniones de usuarios, y ni un simple listado de clientes

Entras en la página y todo tiene muy buena pinta. Un mensaje reza “¡Somos los mejores!”, otro: ”¡Tenemos más de 15 años de experiencia!”, y otro dice: “¡Cientos de empresas satisfechas con nuestros servicios!”. ¡Has dado con lo que buscabas! Pero quieres referencias, la opinión de esas empresas tan satisfechas para corroborar esa experiencia de la que alardean, cuáles son los clientes con los que trabajan… Pero tu búsqueda fracasa, porque no aparece en ningún lugar en toda su web.

En el caso de que sea una startup, una empresa recién creada y con ganas y fuerza para empezar, estaría justificado que no tuvieran dicha información. Pero si un ESP proclama a los cuatro vientos la larga experiencia que tienen y la inmensa satisfacción de sus clientes, deberían avalarlo, y demostrarlo: referencias, clientes, etc.

Lo primero que se le debe pedir a cualquier empresa con la que decidamos trabajar es honestidad, para con sus clientes, y para consigo misma.

 

2. Muchas palabras y poco sentido

Les das una oportunidad, y lees lo que te puede ofrecer este ESP. Todo te parece muy bien montado: un diseño atractivo, contenidos bien escritos y coherentes, imágenes bien escogidas y dispuestas a la perfección.

Pero profundizas un poco más en todo lo que te pueden ofrecer y lees frases como: ”Automatización escalable”, “Puntos de contacto digitales hiper-integrados”, “Técnicas de Big Data Analytics”, “Framework de integración flexible”… Vaya, todo muy concreto.

Todas estas expresiones son las estándar de las grandes empresas corporativas para decir “Podemos ayudarte, pero no te diremos cómo”. Lo que pretenden es abrirte el apetito, que te sientas intrigado sobre a lo qué realmente se refieren, para que te pongas en contacto con ellos y puedan captarte mejor o incluso programarte una demostración.

Este método tiene una razón de ser, y es que los ESP corporativos consiguen la mayoría de sus beneficios de grandes clientes corporativos, lo que significa que necesitan hacer una criba cuidadosa de sus prospectos. Así, con estas indicaciones consiguen ahuyentar a los leads no cualificados, y atraer a los de gran valor para que llamen y se interesen por sus servicios.

 

3. No aparecen las tarifas

Regla general: si la web de una empresa de email marketing no contiene el tarifario o un enlace para el susodicho en su página principal o cómo ítem en el menú, sus servicios, muy probablemente, te costarán un ojo de la cara.

Si este es el caso, y estás interesado en saber el precio, seguramente debas rellenar un formulario con tus datos y mostrando interés por saber el precio. Así, te harán un perfil y luego una oferta. Un representante de ventas se pondrá en contacto contigo un par de días después para explicarte todas las ventajas y servicios geniales que van incluidos en el precio.

El precio será desorbitado y probablemente requerirá una revisión de todo tu sitio y de la infraestructura de tus servidores, pero normalmente obtienes lo que pagas, tanto en lo relativo a los servicios como al rendimiento.

Pero puede darse el caso de que los precios sí que aparezcan, y que además sean muy bajos. Para eso también hay explicación, en el siguiente punto.

 

4. Los servicios básicos son sólo prestados como extras

Resulta que para tener el tracking de aperturas y clics o para tener ciertos autoresponders, que además no te permiten segmentar, vas a tener que pagar un añadido a tu cuota mensual. De ahí lo bajo de los precios: son los precios de los extras.

Puede que esta opción te interese si te estás iniciando en esto del email marketing, si quieres probar cómo va, y te puede ir bien para cierto periodo de tiempo. No obstante, te acabarás dando cuenta de lo cruciales que son las funcionalidades que te faltan, por lo que tendrás que actualizar y a un precio más alto.

Y algo más que deberías tener en cuenta: si uno de esos servicios que están ofreciendo es formación, muy probablemente estés delante de un servicio poco intuitivo que te va a costar dominar a la perfección.

 

5. No aparece ningún teléfono, ni ninguna dirección, ni un solo dato de contacto

Si los anteriores puntos te han conseguido asustar, este clama al cielo. Resulta que estás dispuesto a trabajar con un ESP que cumple todas tus expectativas, pero en su página web no hay correo de contacto, no pone la ciudad, ni código postal, ni país. Nada.
¿Te fiarías de una empresa que no deja indicios de tener verdadera existencia, qué no pone al servicio del usuario un teléfono de contacto, o una dirección física a la que ir a reclamar en caso de problemas?

Muchas compañías que trabajan al borde de la legalidad evitan el demostrar una base física, ya que así la justicia lo tiene más complicado para perseguirles. Por otro lado, una inactividad en redes sociales durante un tiempo también debería hacerte sospechar de que ahí hay gato encerrado.

Si además haces una búsqueda en Google, y los primeros resultados que hacen referencia a ese ESP son quejas y reclamaciones, ya sabes qué debes hacer: ¡Aléjate!

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir