Marketing

A la caza del Influencer

influencer

Todo marketero, y esto es un hecho incontestable, ha soñado alguna vez con que un artículo de su blog, un tweet o una publicación en Facebook tenga una repercusión increíble en redes sociales, que todos y cada uno de los usuarios que hay a lo largo y a lo ancho de internet lo haya leído y, mejor aún, lo comparta.

La cuestión es que esto es algo muy complicado de conseguir, puesto que no todos somos capaces de crear contenidos virales que se expandan hasta el infinito y más allá, como ya decía hace algunos años el amigo Buzzlight Year. Y es por ese motivo por el que existen unas personas a las que llaman los influencers.

Los influencers, o en español los influenciadores, son personas, más o menos conocidas que tienen una gran visibilidad en internet y en las redes sociales y gozan de la simpatía y el respaldo de los usuarios on y/u offline, ya sea por el conocimiento que tienen acerca de un tema determinado o por ser líderes de opinión, o, simplemente, por ser conocidos en el mundo del marketing, del deporte, de la sanidad…

Los influencers son el tesoro más preciado de los profesionales del marketing, pues gracias a ellos una campaña puede pasar de ser un auténtico fiasco a tener el éxito más absoluto, basta con que nos den un retweet, nos publiquen un comentario en cualquier artículo del blog o publicación en Facebook o porque nos den un like. La cuestión es que interaccionen con nosotros y nuestra marca de alguna forma, sea la que sea.

Si pensamos que el usuario medio se fía mucho de la recomendación del influencer, es normal que la marca luche por conseguir sumarlo a la causa, pero no es tarea fácil, precisamente porque son muchos los que acuden a su abrigo, pero no los que pueden llegar a él.

Ahora bien, ¿cómo llegamos al influencer?

Bueno, la respuesta parece fácil, de hecho es fácil, pero no tanto hacerlo. Para empezar, llegar al influencer requiere mucho tiempo, puesto que se trata un poco de, como dice mi madre, hacerle la corte, decirle lo guapo que está y lo bueno que es en su trabajo. Debemos hacer que sepa que existimos… A mí, particularmente, esto me suena mucho a cuando en las pelis americanas de institutos la chica buena quiere unirse al grupo de los populares, pero ellos no saben que existe…

Así pues, una de nuestras herramientas para llegar al influencer es generar un contenido de una calidad, no superior, sino premium, que pueda interesar al influencer. Si conseguimos que ese contenido interese al influencer, será él quien venga a nosotros.

Al influencer también le gusta saber que hay gente que le sigue, y sí, es un poco apelar a su ego, pero… por ello, es una muy buena idea intentar interaccionar con él, hablar con la persona, retuitearle y responder, de forma que tu actividad hacia él llame su atención. Tarde o temprano, el influencer se dirigirá a ti.

Seguro que tú conoces otras muchas formas de llegar al corazón de un influencer, ¿nos las cuentas?

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir