Marketing

Acostumbrando al consumidor

ventaLa costumbre es algo que las personas realizamos de modo automático e inconsciente. Lo que nos empuja a realizar la acción en concreto es, a menudo, algo que desconocemos o que no queremos pararnos a analizar.

Es por ello por lo que las marcas deben intentar acostumbrar a sus clientes a realizar acciones como la compra repetida o la mención de la marca en las conversaciones diarias. Esto ayudará a incrementar los beneficios obtenidos a largo plazo, así como la notoriedad de la marca. Además, como bien sabemos, la publicidad realizada de modo natural entre nuestros círculos cercanos es la más eficiente.

No es lo mismo escuchar un consejo por parte de un conocido o amigo, que escuchar un mensaje meramente comercial emitido por parte de una empresa que se beneficia de tu adquisición.

Todo esto significa que recurrir a la publicidad personal puede ser mucho mejor que invertir grandes cantidades de dinero en un spot de televisión, entre otros. El peligro reside en la posible emisión de mensajes negativos por parte de los consumidores. Es decir, si la publicidad que les llega a los individuos por parte de sus amigos y conocidos es negativa, entonces tu negocio corre el riesgo de perder  a los pocos clientes que tenía.

Acostumbrar al consumidor a que realice algo de modo automático es muy bueno, imagina que lo acostumbras a pensar en tu marca siempre que tenga hambre o siempre que necesite comprar un buen vino. Todo esto  hará que las ventas se disparen, y con ello la publicidad boca a boca.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir