Email Marketing

Algunas claves para que tu newsletter funcione

newsletterA pesar de que hay muchos que reniegan del correo electrónico como forma de llegar a unos posibles clientes, los datos y la realidad demuestran que la newsletter funciona, eso sí, siempre que se haga de una manera adecuada y correcta. Es una herramienta fundamental para el profesional del marketing que quiera llegar a su cliente objetivo.

Una buena newsletter nos permite ofrecer al usuario contenido de valor que va a poder aprovechar y utilizar para su propio provecho, y sabemos que le va a llegar, solamente tenemos que lograr que el usuario no la vea en su bandeja de entrada y la envíe directamente al buzón de spam, sino que haga click en ella, la lea y nos llame o nos escriba. Ese es el objetivo.

Para ello, hay algunas cosas que podemos poner en práctica, ya que si tu newsletter no ofrece nada, y simplemente es publicidad, te aseguro de que ni tan siquiera será abierta por el usuario.

Existen muy buenos programas para gestión de newsletter, y uno de ellos, el que yo uso, es MailRelay. Te ofrece la posibilidad de enviar de forma gratuita unos 75.000 correos al mes y almacenar una gran cantidad de contactos, muchísimos más que lo que te ofrece su competidor MailChimp.

Bueno, lo primero que tenemos que considerar a la hora de mandar un email es el asunto que vamos a colocar en la newsletter. Debe ser sencillo, claro y directo, de forma que en cuanto se vea, se sepa qué estás ofreciendo en el email. El asunto de nuestra newsletter, en gran medida, determinará el futuro del mismo, si va a tener una buena tasa de apertura o no. ¡Ah!, y si puede ser breve, mucho mejor. Hay quien le añade iconos, pero a mí, particularmente, no me gusta hacerlo así, creo (y es algo particular) que le resta credibilidad.

En general, y no solamente para el asunto, deberías utilizar un lenguaje sencillo, directo y cercano, que conecte bien con el usuario.

 

La clave es personalizar el email de manera que al usuario le llame la atención lo suficiente como para hacer lo que le estás pidiendo en él, ya sea realizar una compra, hacer una llamada o simplemente, visitar tu web.

Parece que no, pero lo cierto es que una newsletter bien hecha y bien personalizada, llama muchísimo la atención y consigue un montón de conversiones que no podríamos conseguir de otra manera.

Es necesario optimizar adecuadamente todo el espacio de la newsletter, por ejemplo, añadiendo un poco más de información relevante (por el lugar en el que está colocada) justo a continuación del asunto, y, posteriormente, desarrollando la información más detalladamente en el cuerpo. Es aquí donde colocaremos absolutamente todos los datos que el usuario tenga que saber sobre lo que estamos ofreciendo en la newsletter.

Eso sí, tienes que estar seguro de que el contenido que compartes es un contenido dinámico y fresco, capaz de conectar con el usuario a nivel “físico” y emocional.

¿Cómo lo haces tú?

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir