Marketing

Cambiando la rutina se consigue más de lo que piensas

Son muchas las empresas que caen en la rutina, defendiendo su actitud con la afirmación de que si esta fórmula funciona es peligroso cambiarla. Esto puede ser cierto pero puede también ser muy contraproductivo.

Tal peligro se debe a que el entorno cambia con una velocidad muy alta. Si la estrategia de la empresa no se adapta al mismo, corre el peligro de que se produzcan muchísimas pérdidas.

El cambio de la rutina puede producirse en diversos sectores, tanto a nivel interno como externo. En primer lugar, y a nivel interno, debe tenerse cuidado con no caer en la rutina de tener comportamiento rutinario a nivel de los empleados. Su productividad a diario depende de que se diviertan y sientan la cercanía y confianza unos entre otros.

En segundo lugar, no podemos olvidar lo peligroso que es dejar que los consumidores perciban a la marca como monótona. Dicha imagen se crea conforme la empresa emite señales, tanto verbales como no verbales. Las campañas publicitarias y los asuntos en los que la empresa es envuelta configuran la opinión de los individuos y pueden hacer que la marca parezca atractiva ante los ojos de los posibles clientes, pero también pueden hacer que pierdan el interés.

En definitiva, debes tener mucho cuidado a la hora de gestionar tu empresa. La rutina es altamente peligrosa tanto a nivel interno como externo. Aunque dispongas de un buen plan de marketing, todo puede fallar si no lo mantienes actualizado y confías en la eficiencia de las acciones que llevabas a cabo en el pasado.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir