Noticias

Campaña de recogida de firmas para adelantar el prime time

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles lanzó ayer, coincidiendo con el comienzo de la nueva programación de las cadenas de TV, una campaña de sensibilización a través de la Plataforma de recogida de firmas Change.org aquí.

Con esta campaña la Comisión Nacional denuncia que los programas de TV de máxima audiencia retrasan cada vez más la hora de inicio y finalización de sus emisiones y que las cadenas de TV no están respetando los horarios de los ciudadanos.

La Comisión Nacional reclama que las cadenas de TV se comprometan a adelantar sus emisiones de “prime time” para que los programas de máxima audiencia no finalicen en ningún caso más tarde de las 23:00 h, y así los televidentes españoles no tengan que reducir sus horas de sueño, con los perjuicios que ocasionan.

Según los responsables de la Comisión Nacional “El 90% de los programas de máxima audiencia finalizan su emisión más tarde de las 23:30 h. y el 55% lo hacen después de las 24:00 h. por lo que los espectadores se acuestan tarde y no pueden descansar el tiempo necesario. El español duerme 53 minutos menos que la media de los demás europeos”. Esta alteración de los horarios puede aumentar el grado de estrés, de cansancio, de siniestralidad y de absentismo laboral, afecta a la productividad y al fracaso escolar y, tal y como asegura Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión Nacional Estamos en un país acuciado por la crisis y que necesita un esfuerzo suplementario de todos para mantener altos los niveles de compromiso y eficacia en el trabajo. La conciliación, la igualdad, la corresponsabilidad y la productividad pasan, ineludiblemente, por racionalizar nuestros horarios. Somos una singularidad en Europa y debemos normalizar nuestro horarios con los del resto de los países de la Unión Europea”.

La necesidad de unos horarios racionales tiene como objetivos prioritarios: conciliar nuestra vida personal, familiar y laboral; aumentar la productividad; apoyar el rendimiento escolar; favorecer la igualdad; disminuir la siniestralidad; facilitar la globalización;  mejorar nuestra calidad de vida; cuidar y mantener hábitos saludables; dormir el tiempo suficiente, y, en definitiva, dar mayor valor al tiempo. Todo esto pasa, ineludiblemente, por racionalizar nuestros horarios, para hacerlos convergentes con los países de  economías  más avanzadas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir