Noticias

Campaña publicitaria fracasada, ¿Quién pierde más, anunciante o agencia?

El anunciante recurre a una agencia de publicidad u otra en función de numerosos factores como pueden ser conocer a alguien de los trabajadores, confiar en las buenas campañas que han realizado para otras compañías, los ingresos anuales que factura, nivel de creatividad muy superior a otras, etc.

Una vez presentado el briefing y encargada la campaña de publicidad, comienza la labor de la agencia. Es necesario investigar en profundidad los valores de la empresa, su filosofía y cultura corporativa, pues para alcanzar a un segmento determinado es necesario conocer muy bien tanto sus gustos, intereses y necesidades, como los puntos fuertes y débiles del anunciante. Hay que destacar lo positivo y evitar lo negativo. En caso de dejar incompleto el proceso, podría llevarse a cabo la campaña más original y creativa del mundo pero, aun así, fracasar.

Cuando se presenta el proyecto definitivo al anunciante debe haber una atmósfera de tranquilidad, seguridad y confianza. Son valores que no pueden faltar en ninguna propuesta, pues se trata de profesionales del sector de comunicación.

La responsabilidad es muy grande, puede darse la situación en la que el anunciante no esté satisfecho con la idea proporcionada y suspenda la campaña.

En caso contrario, imaginémonos que la campaña sale adelante y fracasa, el anunciante ha sido convencido de que es la mejor manera de comunicarse con su público pero los resultados no son los deseados. En este caso ¿Quién pierde más? Podríamos decir que ambos pierden: la agencia se crea mala fama entre el sector publicitario e incluso llega a perder clientes importantes, clientes que antes de recurrir a cualquier agencia investigan las campañas que han realizado y los resultados que han obtenido; el anunciante pierde ese valor intangible que tanto cuesta crear, su marca se ve dañada y los consumidores recurren a las críticas a través de todos los medios que tengan a su alcance (las redes sociales y el boca a boca son los medios estrella).

En conclusión, el ámbito publicitario es un ámbito muy complejo en el que hay que saber hacer las cosas pensando siempre a largo plazo, tanto en nuestros clientes como en nuestra propia compañía.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir