Social Media

Casos de éxito en las redes sociales en España

 

Que las redes sociales son una plataforma para impulsar un negocio parece ser un tópico asumido en la mente de cualquier empresario. Las marcas de prestigio no han dudado en adoptar el social media como un importante activo de la comunicación. Desde Coca-Cola a Dior, pasando por Apple, los sectores se han pasado a los medios sociales, y las grandes compañías no dudan en apostar por Facebook, Twitter y las demás redes sociales para realizar planes de marketing.

La pequeña empresa también se beneficia del social media

Pero no sólo las grandes empresas pueden aprovechar el tirón de las redes sociales para impulsar su negocio. Las PYMES se han apuntado ya a esta manera de promocionar sus productos o servicios, y en muchos casos sin invertir ni un euro.

Es el caso de Juguetes de Colección, una tienda en la que se venden juguetes, figuras y muñecos, y que ha alcanzado (y sobrepasado) los 50.000 fans en Facebook…y el consiguiente impulso en las ventas.

La web Coches.com quería constituirse como una referencia en cuanto a venta y renting de coches usados y nuevos. No se conformó con crear una web, sino que se introdujo en Facebook y Twitter. En el primero cuenta con casi 4.000 fans, donde realiza encuestas y promociones de las que se benefician éstos. En Twitter cuenta con más de 1.700 followers, a los que informa a diario de novedades.

Casos de éxito…y de fracaso

Uno de los casos más sonados de fracaso en las redes sociales está protagonizado por Nestlé. La marca, absolutamente consolidada, vio mermada su reputación por una mala gestión de las redes sociales.

El 17 de marzo de 2010, la ONG Greenpeace publica un informe en el que acusa a Nestlé de utilizar aceite de palma de Indonesia para fabricar sus productos. Este aceite proviene de un árbol que es hábitat de los orangutanes, una especie protegida.

Nestlé negó esto, y entonces Greenpeace lanzó una campaña en las redes sociales (Twitter, Facebook y Youtube), invitando a los internautas a usar un logo de Kit-Kat que tenía la palabra “Killer” en lugar de la marca.

Un día después, Nestlé advirtió que si se usaba ese logo, borrarían las publicaciones que los internautas hicieran en su página oficial de Facebook. Los fans, a los que no les gustó nada la censura, y esto se intensificó cuando la marca, en lugar de responder a las quejas, contratacara diciendo que tanto el logo como la pagina eran propiedad de la empresa, y que si no les gustaba eran libres de dejar de ser fans.

La actitud hizo que se crearan una serie de grupos anti-Nestlé en la red, y el ataque a la marca se intensificó. Dos días después, y tras varios comunicados, Nestlé tuvo que pedir disculpas por su actitud, afirmando que dejarían de eliminar las publicaciones de los fans.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir