Marketing

Claves para la internacionalización de las pymes

 

La consultoría financiera Augeo Consulting Group ha presentado unos consejos dirigidos a aquellos emprendedores y empresarios de Pymes que quieran o tengan previsto afrontar la internacionalización de su negocio a corto y medio plazo.

1) Realizar un análisis previo. No se diferencia mucho del que se lleva a cabo a la hora de iniciar una empresa a nivel local: qué mercados se quiere abrir y con qué productos o servicios; cómo hacerlo; qué objetivos se pretenden conseguir y cuántos recursos serán necesarios.

2) Valorar las oportunidades. La internacionalización es un proceso complejo y que acarrea cambios profundos en las estructuras y procesos de la empresa que pretende salir al exterior. Por ello es indispensable valorar previamente nuestras posibilidades: la capacidad de producción, la posible adaptación al mercado exterior desde el punto de vista del producto o servicio y de la estructura de la organización a la hora de atender a los posible clientes y, muy importante, la capacidad financiera para acometer las inversiones a realizar.

3) No desdeñar la exportación como paso previo a la internacionalización. En el caso de las Pymes que comercializan productos físicos, un primer paso sería la exportación a través de socios en los países-objetivo, relaciones que generalmente no exigen grandes inversiones. En función de esta experiencia previa se podrá con el tiempo acometer la verdadera internacionalización.

4) Permanecer cerca de tu socio local. Cuando se opta por la exportación, una de las claves es acertar con el distribuidor adecuado. Alguien que conozca bien el mercado y sus peculiaridades. Una vez hecho esto, conviene estar cerca de nuestro socio para recibir la información que nos transmite lo más directamente posible.

5) No tener prisa. Al tratarse de un proceso de gran complejidad el proceso de la internacionalización ha de acometerse con vocación de permanencia en el tiempo, no admite impulsos pasajeros sino un objetivo a largo plazo.

6) Conocer las dificultades y barreras. El éxito de la internacionalización no depende exclusivamente de las propias capacidades de la organización. Se ha de dedicar mucho tiempo e interés a conocer y a sortear las barreras que sin duda se encontrarán en el país donde se pretende hacer negocios. Este proceso de investigación lo puede realizar la propia empresa o bien puede recurrir a medios externos para ello, pero en ningún caso debe ser omitido.

7) Estudiar las particularidades del país. Son aspectos prácticos que es indispensable conocer para introducirse en un país distinto: idiomas, mentalidades y procedimientos; repercusiones logísticas por la lejanía geográfica; infraestructuras del mercado; entramados legales, sanitarios, fiscales, administrativos, aduaneros y burocráticos.

8) Características del mercado-objetivo. Difícilmente se puede aspirar a entrar a hacer negocios en un país sin conocer sus hábitos de consumo, la competencia o el nivel de precios. Una parte indispensable de nuestra labor de investigación debe ir encaminada a analizar estas cuestiones.

9) Posibilidades y limitaciones de la propia organización. Aquel empresario dispuesto a internacionalizar su negocio ha de preguntarse y analizar en profundidad las capacidades y posibles problemas de su propia organización para sacar adelante el proyecto. Posible falta de personal adecuado para esa tarea o de motivación del ya existente; adaptación de nuevos procesos productivos, logísticos comerciales y administrativos; gestión de plantillas multinacionales, con distintas mentalidades y costumbres; adopción de sistemas de control.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir