Marketing

Combate el estrés laboral

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Diversión en el Trabajo, la compañía de prevención laboral Unipresalud ha valorado la capacidad que un simple gesto como la sonrisa tiene de ayudar a los trabajadores a hacer más llevadero el día a día.

La sonrisa puede ser el resultado o la causa de reacciones químicas en el cerebro que producen emociones positivas. Con una sonrisa se exterioriza nuestro estado de ánimo, un hecho que deriva en sentimientos y emociones positivas.

Sonrisas terapéuticas

El Dr. Óscar Galindo, Director de Salud Laboral en Unipresalud, afirma: La sonrisa es un pequeño gesto muy poderoso y fundamental para el bienestar y la salud de las personas, además de actuar como un ‘mecanismo antiestrés muy efectivo. Si sonreímos, nuestro cerebro produce betaendorfinas, las morfinas de nuestro organismo que relajan, combaten la depresión, tranquilizan y estimulan el sistema inmunológico.

Diferentes estudios médicos afirman que a través de la sonrisa se pueden reducir las tres sustancias químicas del estrés. El cortisol disminuye sus niveles en un 39%, la adrenalina llega a situarse hasta un 70% por debajo de sus niveles habituales y la L-dopa cae hasta el 38%.

Galindo concluye que ‘el valor terapéutico de la risa se da tanto a nivel fisiológico (disminuye el estrés, eleva la tolerancia y umbral al dolor, ejercita y relaja la musculatura, etc) como a nivel psicológico (eleva el estado de ánimo y autoestima, aumenta la memoria y el pensamiento creativo, mejora las relaciones sociales y la colaboración, mejora la relación médico-paciente y la calidad de vida, etc)’.

El pesimismo, la negatividad y desagradecimiento, condicionan al comportamiento humano y llevan a conseguir malos resultados, pésimas relaciones y un gran malestar. Una empresa u organización saludable fomentará las actitudes positivas, de agradecimiento y optimistas. Cuidando los aspectos psicosociales de su plantilla, estará cuidando no solo el ambiente de trabajo sino que ayudará en una mejora de la productividad; los trabajadores felices tienen un mayor nivel de implicación.

Usa la sonrisa

En general, sonreímos menos con el paso de los años. Los bebés empiezan a sonreír en el tercer o cuarto mes de vida, y cuando cumplen los tres años lo realizan una media de 400 veces al día. Al llegar a la edad adulta, esta cifra disminuye hasta situarse en unas 15 o 30 sonrisas por día. Cada uno de nosotros tiene el poder de mejorarlo usándola:

  • • para una mejor comunicación. Es una de las mejores estrategias para lidiar con las personas que te encuentres a lo largo de tu vida tanto personal como profesional.
  • • para tirar muros. Es seguro no tener el mismo feeling con todo el mundo, un ambiente distendido ayuda a llevarlo todo mejor, se pasan muchas horas en el trabajo y el ambiente respirado es fundamental.
  • • para dar esperanza. Si alguno de tus compañeros tiene un mal día, seguro que unas palabras amables, acompañadas de una gran sonrisa les hace ver las cosas de otro modo.
  • • para demostrar una actitud positiva. Seguramente mejora la perspectiva y la toma de decisiones.
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir