Marketing

Cómo ahorrar tiempo y dinero con tu software de email marketing

software de marketing

email marketing softwareYa desde el primer día de trabajo mandamos correos electrónicos a compañeros y quizá hasta a clientes. Es algo tan básico que nadie destina más de unos minutos a explicar cómo configurar la cuenta, como mucho se añade la firma en el pie. Pero no es lo mismo cuando utilizamos un software de email marketing: la inversión obliga a comprender sus entresijos para sacarle el máximo provecho, por lo que sí se dedica un cierto tiempo al aprendizaje.

Está claro que cada usuario tiene su ritmo y será diferente según la propia usabilidad de la herramienta. Pero hay algo indispensable para que esa dedicación sea rentable: tener claros los objetivos, es decir, qué se quiere lograr en cada uno de los envíos que se hagan. Sin ello, solo estaríamos enviando mensajes y no haciendo marketing por correo electrónico. Por eso hay que diseñar una estrategia y es recomendable hacerlo antes de contratar los servicios de un software de email marketing. Lleva un cierto tiempo planificarse pero tenerlo todo claro desde el principio supone un ahorro considerable en recursos a largo plazo.

Los costes de mantener una newsletter van más allá del programa que se utilice para enviarla y pueden ser tanto internos como externos para el propio usuario. Por ejemplo, las plantillas adaptadas a móviles son importantes pero también lo son las opciones de personalización, una gestión eficiente de los contactos o la obligación de cumplir con la normativa legal. Si empezamos utilizando listas con contactos duplicados, spameando a nuestros clientes o enviando mensajes que no se leen bien, estaremos perdiendo el tiempo y tirando el dinero. Si tenemos claras estas cuestiones antes de hacer el primer envío a los suscriptores, tendremos mucho ganado. No es necesario invertir meses pero sí que conviene resolverlas para empezar con buen pie.

Además, hay que estar abiertos a nuevas opciones porque, a medida que se vayan enviando campañas, se abrirán nuevas vías para mejorar las comunicaciones. Un buen software tiene funcionalidades que quizá en un principio ni se pensaron y que, cuando se descubren, resultan una fuente de inspiración para campañas que realmente son interesantes para los suscriptores.

Utilizar contenidos dinámicos para personalizar los envíos es un claro ejemplo de cómo hacer una campaña sobresaliente para el usuario porque se elige cada pieza pensando en llamar su atención y llevarla hacia la compra. Esto seguro repercutirá en los resultados para la empresa y hará más rentable el tiempo invertido previamente.

Para ahorrar tiempo y con él dinero, conviene centrarse en responder a la pregunta más importante: ¿mi estrategia está alineada con las necesidades de mis suscriptores, sean clientes o potenciales clientes? Si la respuesta es positiva, los usuarios reaccionarán mejor a los envíos y en consecuencia tendremos mejores resultados. Si es negativa, la solución sería volver a plantearse por qué querría alguien recibir nuestras comunicaciones.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir