Marketing

Cómo elegir un nuevo nombre, logotipo y slogan de empresa

Hay tipos de empresas, como las empresas de servicios profesionales, que se enfrentan con frecuencia a la necesidad de actualizar su marca. Estas son algunas de las razones más comunes por las cuales se produce una fusión o se adquieren nuevas empresas o porque hay una necesidad tangible de reposicionar la merca en el mercado para conseguir encontrar una oportunidad en el mercado mejor que la que teníamos antes.

También puede ocurrir que tu marca, con la que estés trabajando en este momento, esté antigua y desactualizada. No olvides que estamos en el 2018, no en el año 1960, y todo ha cambiado desde entonces. Has superado la vieja imagen de tu marca con creces, y ahora, en estos días, tienes que ser capaz de contar tu historia: quién eres y hacia donde quieres ir.

Seguro que tienes un producto nuevo o un servicio que antes no ofrecías y que necesita que tu marca sea distinta. La cuestión es que tienes ante ti un desafío que no es nada fácil de afrontar, y que es donde muchas empresas fracasan estrepitosamente.

Es importante dar los pasos correctos y comenzar a trazar la estrategia correcta. Una buena identidad (nombre, logotipo y slogan) debe reflejar y plasmar cuál será tu estrategia comercial. Cuando se trata de tu marca, la estrategia debe reflejarse en cómo te quieres posicionar en el mercado. ¿Dónde encajas en relación con tus competidores? ¿Por qué eres diferente? ¿Cuál es tu ventaja competitiva si la tienes?

Si tienes una estrategia que es débil, tu marca probablemente será débil. Hay muchos estudios sobre empresas de alto crecimiento y alto valor que demuestran que las empresas de alto crecimiento tienen una ventaja competitiva clara, fácil de entender y clientes objetivo bien definidos. Si tu ventaja competitiva es difícil de enseñar, puede ser un problema.

Es importante que sepas que no le puedes pedir peras al olmo. Un nombre puede transmitir una emoción, o decir lo que tu empresa hace, o identificar a quién sirve o nombrar a los fundadores. Pero no es omnipotente, no lo puede hacer todo. Lo mismo digo para un logotipo o slogan. Pero estos elementos pueden funcionar muy bien juntos. Un nombre y un logotipo que transmita la personalidad de la empresa se pueden combinar con un slogan que comunique claramente a qué tipos de servicios ofrecerás o qué harás. O un logotipo y eslogan bien elegido pueden inyectar personalidad en una empresa con un nombre genérico.

Tener un proceso estructurado y atenerse a él, esa es la clave. Todas estas decisiones se basan una sobre la otra. Así que no tengas la tentación de adelantar o revisar decisiones que no corresponden al momento en el que estás. Si bien no estoy abogando por la rigidez, existe una estratificación lógica que hay que seguir. Cuando tomas atajos, corres el riesgo de terminar en un mal lugar o hacer que el proceso se convierta en un ejercicio impulsivo de toma de decisiones.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir