Noticias

Cómo evitar la ansiedad laboral: 5 consejos

evitar la ansiedad laboral

evitar la ansiedad laboralLa ansiedad laboral es una realidad con la que hemos aprendido a convivir. Sin embargo, todavía son muchos los que necesitan adaptarse a entornos laborales cada vez más estresantes y ajetreados.

Estos entornos se han implantado como consecuencia de varios factores generales: por un lado, nos encontramos con gerentes que no disponen de recursos suficientes para contratar a un mayor número de empleados – el resultado es un entorno laboral en el que un empleado debe efectuar el trabajo de dos. Por otro lado, se encuentran los empleados que no están contentos con su trabajo. Éstos impiden a los demás realizar las tareas del modo adecuado, puesto que paran el proceso e incluso crean un clima laboral realmente tenso.

Si de momento te encuentras trabajando en un clima laboral negativo, debes aprender a superar la energía negativa. Pues ocurre con frecuencia que el empleado está satisfecho con las tareas que realiza en su trabajo, sin embargo, llega a plantearse el cambio de empresa, todo esto por culpa de un entorno laboral tenso.

A continuación cinco consejos que te ayudarán a evitar la ansiedad laboral:

  • Aprende a relajarte: este punto es uno de los más importantes. Son muchas las personas que se olvidan de la importancia de una buena relajación. Tras un intenso día de trabajo, se aconseja dejarse, al menos, una hora para sí mismo. Esta hora puede ser aprovechada de diferentes maneras, entre las que destacan los hobbies personales de cada uno. Y es que realizar algo que nos hace felices nos ayuda a empezar el día siguiente con más energía y motivación.
  • No te tomes todo tan en serio: siempre habrá personas que intenten empeorar el clima laboral, sea de modo consciente o inconsciente. A veces se trata de personas que se sienten tristes y en vez de pedir ayuda prefieren empeorar el clima de su alrededor. En otros casos, se trata de personas que intentan crear rumores y situaciones incómodas, con el propósito de asegurarse una mejor posición en la jerarquía empresarial. No debes tomarte a estas personas en serio, recuerda que eres tú quien puede iniciar un proceso de cambio del clima laboral.
  • Comunica y no olvides disfrutas de los descansos: Recuerda que debes reservarte unos minutos diarios para descansos y comunicación con otros empleados. Esto mejora el clima laboral, ayudándote a sentirte más integrado. Además, cabe destacar que las relaciones laborales incrementan la productividad, ya que incrementar tus contactos te ayudará a reaccionar rápidamente ante situaciones complicadas, recurriendo a la ayuda de personas de diferentes ámbitos. Además, debes tener en cuenta que el descanso para comer no debe convertirse en una reunión laboral. Todos necesitamos disponer de nuestro tiempo de desconexión, con el objetivo de comenzar la segunda parte de la jornada laboral cargados de energía.
  • Si hay algo que te molesta, intenta solucionarlo: imaginemos que nos sentimos insatisfechos con el salario que obtenemos. Esto nos hace sentirnos mal y no nos permite realizar nuestro trabajo del modo más eficiente posible. Si tenemos un problema de este tipo, debemos intentar solucionarlo. Una posible solución sería la petición de un ascenso. Sin embargo, conseguir un ascenso no es una tarea fácil. En el caso de recibir un rechazo, debemos pensar en una alternativa. Podemos negociar, pidiendo recursos para mejorar nuestra formación, asistiendo a cursos especializados que nos harán incluso más productivos en el trabajo. Si esto tampoco es opción, debemos decidir si hay algo más que podemos pedir o no. Si la respuesta es no, nos quedan dos posible caminos: aceptar la situación y quedarnos en la empresa, o empezar una búsqueda de trabajo. Lo importante es recordar que este tipo de situaciones no deben impedirnos ser felices en el trabajo.
  • Valorar los éxitos y disfrutar de los resultados de nuestro trabajo: no siempre es necesario recibir un reconocimiento por algo que hemos hecho. Debemos ser nosotros mismos quieren nos alegramos por el trabajo bien hecho. Por ejemplo, si realizamos una presentación muy buena de un estudio que hemos estado elaborando durante más de una semana, ¿no podemos darnos el capricho de hacer un descanso e ir a disfrutar de un buen café?
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir