Marketing

Cómo sacar el máximo provecho a tus reuniones con el equipo de ventas

equipo de ventas

equipo de ventasMuchos directores de marketing que dirigen el departamento de ventas de las empresas en la actualidad cuentan con una excelente formación. Poseen un título universitario y un Máster en Ventas, pero a la hora de la verdad, carecen de la experiencia y las dotes necesarias para sacar provecho a las reuniones que tienen con su equipo. Esto tiene mucho que ver con el hecho de que estos encuentros no sean considerados como una herramienta clave para resolver problemas y comunicarse. Lo cual suele derivar en una mala planificación y ejecución de la misma.

Esto no quiere decir que sea necesario concertar más reuniones. De hecho, un exceso de reuniones puede incluso llegar a ser contraproducente, convirtiéndose en un trámite pesado y sin sentido que puede terminar por desmotivar a los empleados. Lo ideal es tener solamente las reuniones que sean estrictamente necesarias, pero que éstas sean realmente provechosas.

Cuidado con los excesos

Tener muchas reuniones puede llegar a resultar muy tedioso para el equipo y la falta de objetivos concretos a tratar en ellas hace que estos encuentros se conviertan muchas veces en un mero trámite para hablar de temas banales. Lo que supone una auténtica pérdida de tiempo. Pero además, este control excesivo sobre los vendedores puede hacer que se sientan presionados y que no trabajen cómodos.

Así pues, una reunión debe solamente realizarse si existen unos objetivos claros y una planificación previa apoyada en el material necesario. No importa lo que digamos si aquellos que nos escuchan no nos entienden, por lo que la comunicación debe ser clara, tranquila y paciente.

Comunicar también significa escuchar

Es muy importante que el director de ventas sepa escuchar a su equipo y conozca sus problemas para crear un ambiente de confianza. Solamente de esta forma se consigue crear una conciencia de equipo. Además, los vendedores son los que realmente están en contacto directo con el cliente y los que pueden proporcionarnos la información más valiosa. Para ello, es fundamental fomentar la participación y evitar discursos vacíos. Escucha a tu equipo y toma nota de ello.

Concluir una reunión

Muchas veces olvidamos resumir las conclusiones y los acuerdos llevados a cabo durante la reunión. Intenta contar con un secretario que pueda realizar las anotaciones para ganar agilidad. De esta forma, además de mostrar interés por lo que nos dicen, podremos analizar posteriormente esta información y debatirla en futuras reuniones para ver si se ha ido a mejor. En cualquier caso, este punto de la reunión debe ser siempre común para todos, ya que los empleados agradecen la brevedad. Además, intenta cerrar con un mensaje positivo que dé ánimo y energía al equipo en lugar de reprender por lo que no ha salido como se esperaba, ya que lo único que conseguirás es desmotivarlos más. Lo cual no viene nada mal tanto si se hace al principio como al final de la jornada.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir