Marketing

Cómo ser competitivo en el entorno digital

El entorno digital empresarial es ya una realidad. Las empresas y los profesionales se están dando cuenta cómo están apareciendo nuevos modelos de negocio y nuevos tipos de profesionales que rompen los esquemas tradicionales y para los que en muchos casos no están preparados.

Jordi Damià, experto en trasformación de empresas y profesor de dirección estratégica en EADA, en la Universidad Politécnica de Cataluña y en la Universidad de Barcelona, alerta de que esa preparación empresarial y adaptación es urgente para alcanzar el éxito.

Y es que el problema viene dado por el nivel de adaptación de la empresa. En la práctica, los equipos de dirección formados por profesionales cuya preparación y evolución profesional se ha realizado en el entorno de procesos y mercado tradicional, pueden ver el escenario como una situación a arreglar incorporando nuevas herramientas informáticas, pero la realidad es un cambio mucho más profundo. Esta adaptación es clave a la hora de alcanzar la excelencia en un entorno cada día más competitivo. Hay muy pocos modelos de negocio que no hayan visto cómo nuevos competidores de nueva creación y con modelos de negocio muy diferentes están compitiendo por los mismos clientes con precios más baratos, más velocidad en la entrega de sus productos e incluso mayor calidad y servicio.

Urgencia en la estrategia

En este contexto, tal y como señala el experto, la estrategia debe definirse inmediatamente, “cuando una organización espera a definirla seguramente en el mercado existe ya un competidor que esté aportando una solución diferente en alguno de los procesos de valor diferencial de la empresa”. La clave está en centrarse en los procesos de negocio nucleares (compras, manufacturing, logística, ventas y marketing) sin dejarse los proceso de negocio de soporte (finanzas, IT, Legal, etc.). Una vez hecha esta reflexión, el directivo debe pensar si existen herramientas o formas para mejorarlos a través de los nuevos medios o herramientas digitales que ya existen o que se pueden llegar a desarrollar con la tecnología actual. Para llevar a cabo esta reflexión, se necesita que los responsables de proceso, acepten que se pueden hacer de forma diferente a la que ellos mismos han desarrollado y esto supone replantearse los diseños tradicionales en la forma de trabajar y asumir que compiten con nuevas soluciones basada en economía colaborativa, en subcontratación de funciones básicas y en que los clientes pueden y quieren acceder a los productos y servicios de formas mas rápida, y barata.

Claves para implementarla

Teniendo en cuenta todo lo anterior, las acciones para implementar una estrategia que adapte a la empresa al nuevo entorno digital sería, en primer lugar, reconocer la necesidad de hacerlo. En segundo lugar, tal y como señala Jordi Damià, revisar los procesos de negocio e incluso el propio modelo de negocio en su conjunto. Ver qué  oportunidades de mejora hay en cada una de las áreas a partir de las capacidades de las nuevas tecnologías. Todo ello teniendo en cuenta “el un nuevo modelo de consumo que se está imponiendo en unos consumidores cada vez más digitales”, menos fieles , donde la calidad es la máxima en cualquier entorno y la forma en la que accede al servicio y por lo tanto en la que este se valora es diferente. Y, por último, implementar la estrategia de forma rápida y cauta para construir los procesos futuros a partir de las fortalezas de los procesos actuales, pero con la debida adaptación a la nueva tecnología y a los nuevos procesos. Toda esta estrategia, requiere un fuerte soporte por el CEO de la empresa y su equipo de dirección y una clara orientación de los directivos a replantearse sus esquemas actuales y a la innovación mediante el conocimiento de las nuevas tecnologías para obtener el máximo fruto de ellas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir