Móvil Marketing

Comprar desde un smartphone: El m-commerce se afianza en nuestro país

Cada vez mayor cantidad de compañías están lanzando versiones de sus webs de compras accesibles  desde un teléfono móvil con conexión a internet con el objetivo de que los clientes puedan comprar a través de sus dispositivos. Este nuevo modo de comercio adquiere el nombre de mobile commerce o m-commerce. Las empresas crean plataformas que puedan ser compatibles con los diferentes dispositivos desde los que puedan acceder sus usuarios tales como un smartphone, una tablet o equipo de sobremesa para aportar una mayor movilidad al cliente y pueda hacer sus compras desde cualquier lugar como, por ejemplo, viajando en tren o sentado en un parque.

Gracias a esta conectividad, los clientes podrán tener una experiencia de compra más lúdica, práctica y social, ya que tanto si se realiza la misma desde el teléfono móvil como desde el ordenador de casa, podrán comentar sus compras y las ofertas que estén disponibles con sus amigos a través de las redes sociales como Facebook o Twitter.

Según el director general de Venca, Jordi González, “aunque hace unos años imaginar a la gente realizando sus compras desde el autobús, en una sala de espera o paseando por la calle podía parecer ciencia ficción, el mobile-commerce ha llegado con fuerza. Por eso, hemos apostado por un cambio tecnológico profundo para que nuestra entrada en el m-commerce no se quede sólo en una web desde la que comprar a través del teléfono, sino que nos abra las puertas a un mercado que, sin duda, ofrece cada vez más posibilidades”.

La entrada a la nueva generación del comercio electrónico

Diversos estudios sobre m-commerce, que algunos ya consideran como la nueva generación del comercio electrónico, indican que el porcentaje de abandono de las apps roza el 30% en las primeras semanas de uso, desventaja que no tienen las mobile webs que, además de ser más interactivas, no requieren que el usuario se deba descargar periódicamente las distintas actualizaciones, como sucede en el caso de las apps.
Jordi González asegura que “no se debe replicar el modelo de la tienda online a todos los soportes, puesto que la navegación es distinta si se lleva a cabo desde la mesa frente a un ordenador o si la compra se hace desde un dispositivo móvil, donde es recomendable no distraer al usuario con demasiada información adicional, para evitar el abandono”.

España, en los primeros puestos en mobile commerce

El pasado año 2011, el aumento en el número de smartphones y el boom en el uso de tabletas y otros dispositivos con conexión a Internet fueron muy acusados en Europa y especialmente notables en España. Un estilo de vida cada vez más multidispositivo, en el que el usuario accede a Internet desde diferentes puntos de conexión a lo largo del día (el ordenador, el móvil, el portátil, la tableta…) ha desembocado en un sustancial crecimiento del uso de Internet.

Según datos de comScore 2012, España, junto con el Reino Unido, es uno de los países de Europa en los que el uso de smartphones y tabletas está creciendo más. En concreto, el 51% de los teléfonos móviles en España son inteligentes, sólo un poco menos del 51,3% de los de Reino Unido. Además, a diferencia del mercado del e-commerce, en el que España está en un estado menos maduro en comparación con sus países vecinos como Alemania o Francia, en m-commerce se sitúa en los primeros puestos de la liga europea, ya que el 52% de los propietarios de un smartphone en España ya realizan compras desde su teléfono.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir