Marketing

Conversaciones paralelas, valor añadido para nuestros eventos

conversacionesDebido a la reciente aparición de todo lo relacionado con el Social Media y lo dospuntocero, por el momento no existen titulaciones oficiales para profesionales, salvo Masters que imparten diferentes organizaciones.

Por este motivo, los profesionales se ven obligados a buscar alternativas para poder seguir actualizándose y aprendiendo, y, además de utilizar para esto la experiencia de otros profesionales, podemos utilizar los muy diversos eventos relacionados con nuestro campo, el Social Media, que se celebran a lo largo y ancho de nuestra geografía.

En estos eventos, los profesionales podemos aprovechar para desvirtualizar, que por otro lado es una de las misiones del Social Media, llegar al unopuntocero mediante el dospuntocero, a profesionales con los que nos relacionamos a diario.

En ellos tenemos la oportunidad no sólo de conocer en persona a estos profesionales, sino de hacer networking, conocer a nuevos profesionales y abrir nuevas oportunidades de negocio, estableciendo nuevas relaciones y creando sinergias mediante las cuales podamos conseguir esas nuevas oportunidades de negocio de las que hemos hablado antes.

El networking que se realiza añade un gran valor añadido a los eventos de Social Media, ya que supone, como hemos dicho, el paso de los dospuntocero a lo unopuntocero, elevando a su máximo exponente la máxima, valga la redundancia, del aspecto más social y más humano de las redes sociales, porque, ¿qué es más humano que el contacto directo con una persona?

Aunque los medios sociales nos hayan proporcionado una herramienta muy poderosa para dotar a nuestra marca de una dimensión humana y social, para cerrar el círculo es necesario el contacto humano, supone la culminación del proceso social. Algo que no conviene olvidar y que en muchas ocasiones olvidamos.

Conversación paralela a los eventos Social Media

Por otro lado, otro aspecto de los eventos que proporcionan un grandísimo valor añadido a los eventos son, por supuesto, las ponencias de los profesionales, que comparten su experiencia y sus conocimientos con los asistentes, aunque lo realmente interesante, al margen de estas ponencias, como siempre, es el valor añadido que proporcionan las conversaciones que esas mismas ponencias generan…

Podemos decir que las conferencias de los ponentes proporcionan un valor, naturalmente, pero lo realmente interesante e imprescindible es la cantidad de reacciones y el sentimiento, entendido en el sentido en el que se hace en Social Media, que provocan en los asistentes, en la audiencia y, por supuesto, las conversaciones paralelas que se producen en la sala y que se recogen, o no, en el backchannel, es decir, en el timeline del evento.

Se pueden producir discusiones entre los asistentes, preguntas que los asistentes plantean a los ponentes vía Twitter y, además, está la ya consabida charla unopuntocero. Al igual que en una clase el profesor comparte unos conocimientos que cada alumno aprovecha de la mejor manera posible, en estos eventos ocurre lo mismo:  el ponente habla de un tema compartiendo sus conocimientos, pero el verdadero valor está en lo que el usuario recoge y cómo lo usa.

Si tuviésemos que hacer una comparación, personalmente, diríamos que el Social Media es como un libro para un filólogo. Para el filólogo, un libro es un ente vivo, que tiene personalidad propia y que no se agota nunca. Es algo que no sólo lees, sino que vives y experimentas, y que, con cada lectura descubres algo muchísimo más interesante que lo has descubierto antes.

Cuando lees un libro, lo subrayas, escribes (con lápiz, eso sí) en los márgenes y lo pintarraqueas, pues en Social Media es igual, el evento es el libro, y el subrayado y las notas en los márgenes, las conversaciones que se generan paralelamente, las relaciones que entablamos con otros profesionales.

Pero, sin lugar a ninguna duda, lo fundamental es eso, lo que sacamos de estos eventos para nosotros mismos, ya que cada uno, como hemos dicho antes, lo aprovecha de una forma distinta. Es cuestión de gustos. Pero sin perder de vista ni un solo momento su dimensión social.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir