Conceptos

Del diseño tradicional al diseño web

Desde siempre el diseño web ha sido fundamental para las marcas, puesto que ha sido la decoración del escaparate de los distintos productos y servicios de una marca.

Como todo, el diseño también ha sufrido una evolución a lo largo de todo este tiempo, y es que se ha visto influído, en gran medida, por los gustos y necesidades de los usuarios, que, al fín y al cabo, son siempre los destinatarios de ese producto o servicio.

Uno de los cambios que hemos vivido en lo que al diseño se refiere ha sido un cambio radical de mentalidad, que, lo queramos o no, es lo que provoca que la sociedad avance.

Con la llegada de todo lo digital y lo dospuntocero, el diseño ha dejado de ser un mero escaparate en el que las marcas mostraban sus productos y servicios para ofrecer espacios en los que el cliente- usuario puede interactuar directamente con la marca.

El diseño tradicional, por otro lado, se basaba en lo que podíamos ver, simplemente, mientras que con la llegada del marketing digital, la cosa cambia, y ahora, todo se basa en la acción y en la interacción.

El diseño tradicional era estático, sin posibilidad de interacción alguna, como hemos dicho antes, algo que el nuevo diseño no sólo permite, sino que prioriza, además de traer a primer plano la necesidad de que la web sea funcional, atractiva y usable.

Por otro lado, el diseño tradicional se limitaba a un solo espacio, sin posibilidad de adaptarse a ningún otro lugar, mientras que el diseño web ha permitido adaptar los diseños a cualquier espacio que podamos imaginar, aunque el soporte que lo aloja no sea completamente visible, como por ejemplo, uan web o blog en el que tengamos que hacer scroll.

Además, existen muchos factores externos que afectan de una manera importante al diseño web, como pueden ser la resolución de pantalla o el navegador con el que se vaya a usar, factores que necesitamos tener en cuenta a la hora de realizar el diseño.

Tradicionalmente se diseñaba de forma que no se podía modificar nada, todo quedaba permanente, eran diseños rígidos y estáticos, mientras que hoy es imprescindible que todos los diseños se puedan modificar según las necesidades del cliente permitido por las nuevas plataformas.

Respecto a las tipografías, el diseño tradicional acepta cualquier tipo, puesto que su visualización en el resultado impreso será correcto, pero, en el diseño web no podemos usar tipografías que no están instaladas en nuestra máquina o navegador, lo que hace más limitado el conjunto a usar.

¿Qué más diferencias ves?

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir