Marketing

E-commerce: más que ventas, experiencia de cliente

Si bien las redes sociales y lo dospuntocero se han convertido en una gran herramienta para marcas y negocios, también es cierto, que, pese a lo que piensan muchos usuarios, no es la solución mágica a nuestras necesidades.

Muchos de estas marcas que quieren dar el salto a lo digital y a internet ignoran el gran sacrificio que es necesario para lograr que nuestra marca tenga éxito en estos nuevos medios digitales, y que, además de mucho trabajo, se necesitan una serie de conocimientos si lo vamos a hacer nosotros mismos o invertir en un profesional.

Una de las soluciones por las que las marcas y negocios de cualquier índole y tamaño están apostando en los últimos tiempos es por el modelo e-commerce, es decir, la apertura de las tiendas online como modo de ahorrar costes y globalizar nuestra presencia, pudiendo ofrecer nuestros productos por todo el mundo y facilitando a los usuarios el acceso a ellos.

Algunas de las ventajas que ofrece el e-commerce son la facilidad para los usuarios de comprar, puesto que siempre está abierto, cualquiera puede acceder a cualquier hora y realizar su compra, sin estar afectados por horarios, además de, como hemos dicho, suponer un gran ahorro en, por ejemplo, personal, para las marcas.

Si bien es verdad que en la actualidad soluciones de e-commerce para todas las necesidades, desde su creación por parte de un programador hasta la creación de un wordpress con un plugin incorporado, pasando por soluciones como Prestashop, también es cierto que los usuarios online y offline necesitan lo mismo: un buen servicio, un buen producto, un buen precio y unas condiciones que les convenza de comprarnos a nosotros y no a otros, y, respecto a las marcas, necesitan vender, para lo que es imprescindible crear una experiencia de cliente impecable.

Pero es imprescindible ganar su confianza en un entorno que muchos pueden considerar hostil por las contínuas estafas que escuchamos que se producen. Esa es la palabra fundamental. Confianza. Confianza y credibilidad.

Y, amigos, eso no es nada fácil.

Esto pasa por hacer fácil al usuario el proceso de compra, accediendo a un modo muy usable y muy claro en todos los estados del proceso. La pasarela de pago que vayamos a usar también influirá mucho a la hora de proporcionar un buen servicio, así como la logística de la que dispongamos para asegurar esa buena experiencia del cliente. Necesitamos proporcionar la mayor seguridad y la menor posibilidad de que esos datos se vean comprometidos.

¿E-commerce? Claro que sí, pero siempre que lo hagamos de una forma adecuada.

¿Qué piensas tú?

 

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir