Marketing

El avance de la economía colaborativa en España

economía colaborativa

economía colaborativaEl pasado 23 de febrero, la escuela de negocios TBS Barcelona celebró una conferencia sobre los límites de la economía colaborativa en España, dentro de los actos de celebración de su vigésimo aniversario.

En el campus catalán de Toulouse Business School se reunieron Leire Laboreo, Country Manager en España de EatWith, Jean-Noël Saunier, CEO y cofundador de MyTwinPlace, Josep Nebot, cofundador de Arboribus y Nadia Védrunes, EMEA Talent & Mobility Lead en Uber para hablar de los retos a los que se enfrenta la economía colaborativa en España. Todos ellos coincidieron en que la economía colaborativa ha llegado a España para quedarse y que ha pasado de ser una moda a convertirse en un modelo de negocio asentado y con un enorme futuro por delante.

La conferencia comenzó con la intervención Leire Laboreo de EatWith que comentó: “somos una plataforma online pero queremos que la experiencia sea social y personal” y subrayó: “la economía colaborativa supone un cambio en el intercambio comercial al que estamos acostumbrados, es algo más vivencial”.

EatWith es una plataforma donde chefs y aficionados a la cocina ofrecen comidas en sus casas y compartir sus platos y su pasión por la cocina de una forma más íntima y directa. Laboreo destacó que “la cultura de un país es la parte más importante de la economía colaborativa; la cultura es nuestra experiencia de usuario”. Y además señaló que “cuando vamos a visitar otro país, no queremos ser turistas, queremos empaparnos de la cultura de un país, y eso se puede hacer alrededor de una mesa”. Sobre el futuro de la economía colaborativa comentó que “este tipo de consumo ha venido para quedarse y lo que se debería entender es por qué gusta y qué cubre”.

Así pues, uno de los sectores donde más ha calado este tipo de intercambios es el alojamiento. Un buen exponente de una forma 100% colaborativa de viajar es MyTwinPlace, que ofrece un servicio de intercambio de casas y alojamiento gratuito y, de este modo permite el ahorro en los viajes, tanto de ocio como de negocios. En la segunda de las ponencias Jean-Noël Saunier señaló que “en MyTwinPlace el intercambio de casas no conlleva ningún desembolso económico aunque hay un pago por seguro de viaje. A cambio de dejar tu casa recibes monedas virtuales que podrás utilizar para hospedarte en las casas de otras personas”. Coincidió con Leire Laboreo en que “la importancia de la relación humana en este tipo de plataformas, que aunque se empieza por una tema de ahorro de costes al final se repite por la relación humana que se establece puesto que los huéspedes tienen tanta satisfacción (9’7/10) como los invitados”. Además, sobre el futuro de la economía colaborativa, comento que “lo ve con optimismo pese a que los costes de captación de usuarios al lanzar un negocio en la red son muy altos y además pagan impuestos como los demás negocios”.

El tercer ponente fue Josep Nebot de Arboribus, plataforma de crowdlending que ofrece la posibilidad de invertir en préstamos a empresas previamente analizadas y seleccionadas. Se trata de una alternativa a la banca tradicional que permite a las personas escoger a qué empresas le dejan el dinero, cuánto y en qué condiciones. Según Nebot “es un modelo muy transparente porque cada vez más inversores quieren controlar sus inversiones. En un fondo de inversión muchas veces no sabes a qué empresas estás financiando. Muchas empresas quieren probarnos por el simple hecho de que no somos un banco aunque sí estamos supervisados por el Banco de España”. Enfatizó en la idea de que “la magia de la economía colaborativa es que pequeños inversores pueden participar igual que los grandes inversores, disponer de los mismos servicios y obtener la misma rentabilidad”. Sobre la evolución del sector comentó que “las curvas de crecimiento del crowdlending en Europa son muy importantes y demuestran que es un modelo que está recibiendo una muy buena aceptación”.

La última intervención fue de Nadia Védrunes de Uber, quien destacó que la aplicación de transporte privado ya cuenta con 12.000 conductores en 500 ciudades de 70 países. Explicó que “como en la mayoría de los casos de negocios basados en economía colaborativa, Uber nació para satisfacer una demanda de la población, un problema cotidiano, como puede ser el de no encontrar un taxi en una fría noche en París”. En cuanto al valor de este servicio, coincidió con el resto de ponentes en que “facilita el transporte a la población, conecta a la gente con la ciudad y con su transporte público y acerca las zonas más alejadas de las urbes con el centro”.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir