Marketing

El éxito de una marca está estrechamente relacionado con el estilo de la misma

Las marcas que triunfan en el mercado son ante todo marcas con estilo propio.

Las marcas pueden ser comparadas con los individuos. Imagínese que necesita contratar a un empleado para labores relacionadas con el marketing directo. ¿Qué preferiría, una persona cuya personalidad está muy bien definida o una persona que hace y dice lo mismo que los demás? Creo que la respuesta a dicha pregunta está muy clara.

Si una marca no define su propio estilo y no lanza mensajes individualizados, hechos a medida, probablemente no se gane la confianza de sus clientes.

Las personas reflejan su personalidad por medio de los productos que consumen. Se crean mundos de valores que se relacionan con unos modos de vida muy concretos. Es por ello por lo que las marcas que no se diferencian de las demás están perdidas.

Pero cabe destacar que si la marca define un estilo propio podría hacer que parte de los potenciales clientes decidan escoger a otra porque el mensaje general emitido no es el adecuado. No importa, no queremos que nuestra marca guste a todos sino a unos pocos.

De este modo centraremos los esfuerzos y los recursos hacia la fidelización. Pues, como es bien sabido, cuesta mucho más captar a un nuevo cliente que mantener a uno que ya consume nuestra marca.

Ningún empresario debe preocuparse por la posibilidad de que haya personas que detesten sus productos o su marca, siempre y cuando dichas personas no sean de su público objetivo. Además, habría que prestar siempre un especial interés por lo que opinan de nosotros todos los públicos. De este modo podremos mejorar la marca y evitar que comentarios negativos puedan repercutir sobre la opinión de nuestros consumidores.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir