Social Media

El fin depende del principio

Las marcas, a la hora de sumergirse de lleno en el mundo del social media, deben ser conscientes de que no pueden entrar en él sin construir una imagen fuerte y sin tener una estrategia efectiva y de calidad que la respalde.

El éxito de la marca, por tanto, depende de la estrategia, tanto de la creación como de la ejecución de la misma, lo que consigamos dependerá de lo que hayamos planeado, el fin, así pues, depende del principio.

Nuestra estrategia supone el cimiento de la reputación online de nuestra marca, de la marca a la que representamos por lo que debemos poner nuestros cinco sentidos en la creación de la estrategia en base a las necesidades de la empresa y en la ejecución de la misma.

A pesar de que el fin que perseguimos depende total y absolutamente del principio, es necesario empezar por un buen principio para llegar a un buen final, estableciendo lo que queremos conseguir y definiendo cuál será ese final.

Debe tratarse de unos objetivos realistas, alcanzables, pero, a la vez, ambiciosos y que nos motiven lo suficiente para trabajar duro y lograrlos, además de mantenernos enfocados en ellos, ya que, aunque la diversificación no es negativa, sí lo es si lo hacemos en exceso.

Es necesario trazar un camino, y, a pesar de que, por supuesto, podemos girar la cabeza a izquierda y derecha o salirnos un momento del camino, luego debemos ser capaces de retomar nuestra marcha en la dirección que nos hemos marcado.

Esto, la determinación, es fundamental, sobre todo si tenemos en cuenta las posibles variables que nos podemos encontrar a la hora de crear, desarrollar y ejecutar una estrategia de marketing online.

Las tácticas son algo imprescindibles. Mientras que la estrategia es el conjunto de táctica que vamos a seguir para conseguir los objetivos marcados, las tácticas son las acciones que realizamos con tal fin. Por ello, debemos elegir las mejores acordes a nuestro cliente o nuestra marca, decidiendo cuáles serán las herramientas que usaremos a la hora de difundir nuestro mensaje entre las que, sin lugar a dudas, deben encontrarse las distintas plataformas sociales, incluyendo el blog corporativo.

Pero toda acción tiene su reacción, y nosotros como profesionales, necesitamos conocer la reacción, valga la redundancia, que provoca en el usuario o cliente cualquier actividad que realicemos, para lo que es absolutamente imprescindible medir el retorno de la inversión de nuestra estrategia y vincular al cliente con nosotros de una forma emocional.

Por último, necesitamos aprender de nuestra audiencia, de nuestra comunidad, lo que podemos lograr consiguiendo obtener feedback de los usuarios.

Debemos asegurarnos de que estamos en constante contacto con nuestra comunidad.

Dependemos de ella.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir