Marketing

El rol de la ciberseguridad en la fidelización de los clientes

clientes

clientesSegún las estimaciones, hoy en día hay cerca de 1.500 millones de documentos personales disponibles online para los hackers y, dado lo sofisticadas que se están volviendo las barreras creadas por las empresas, los defraudadores se están volviendo cada vez más creativos. La pieza más débil en la cadena de seguridad son los clientes. Eso es porque ellos no están debidamente advertidos en lo que se refiere a las campañas de fraude electrónico y proporcionan, erróneamente, sus datos a usuarios desautorizados, descargan programas maliciosos o utilizan la misma contraseña para todas sus cuentas.

Según el estudio de Symantec, The State of Privacy (El estado de la privacidad), llevado a cabo en 2015, una de las principales preocupaciones de los consumidores europeos es mantener la información personal a salvo. Como indican los datos, el 57% de los encuestados se sienten preocupados porque su información personal no está a salvo, aun cuando el 49% de los consumidores admite exhibir al menos un comportamiento peligroso que puede ponerles en un alto riesgo de fraude financiero, tal como demuestra el informe Global consumers: losing confidence in the battle against fraud(Consumidores globales: perdiendo la confianza en la batalla contra el fraude) presentado por Aite Group.

Asimismo, como se desprende del último informe de Affinion El consumidor conectado, las personas que adquieren productos que les ayudan a aliviar sus preocupaciones sobre ciberseguridad tienden a comprometerse más.

En palabras de Eduardo Esparza, Country Manager de Affinion en España: “no es sorprendente que las empresas que ofrecen soluciones de seguridad tiendan a tener un mayor índice de customer engagement. Muchos consumidores están preocupados por la amenaza de la ciberdelincuencia y el fraude, pero muchos tampoco tienen el tiempo ni el conocimiento necesario para convertirse en expertos en ciberseguridad. Como resultado, buscan fuentes en las que puedan confiar para sentirse reconfortados, educados y guiados en las peligrosas aguas por las que se navega en la red”.

No cabe duda de que la cuota a pagar a causa de la desprotección puede ser tanto emocional, ya que la información personal está bajo amenaza, como profesional, ya que la reputación se puede ver seriamente afectada si los contactos son robados y utilizados para extender un virus informático o para cometer un delito.

Además, la principal prioridad de los consumidores es proteger a la familia. Los jóvenes acceden, cada vez más al contenido online a la vez que se adentran en todo tipo de tecnologías. La proliferación de los dispositivos conectados, que pueden ser utilizados como puntos de entrada para ciberdelincuentes, complica aún más las preocupaciones de las familias que quieren protegerse a la vez que continúan disfrutando de un entorno altamente conectado.

Aunque la seguridad corporativa es una batalla constante en las compañías de todos los tamaños, también se debe prestar atención a la solidez de la puerta de entrada, es decir, al consumidor. “Las empresas tienen una oportunidad única de conectar con sus clientes a través de la ciberseguridad, y aquellos que lo hacen, están destinados a cosechar buenos resultados”, señala Esparza y añade: “El reto está encontrar un equilibrio para los clientes entre el uso de las herramientas digitales para hacer sus vidas más fáciles, a la vez que intentan evitar exponerse a los ciberataques”.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir