Marketing

El tiempo, el gran enemigo de la productividad

libro antico con clessidraTener que trabajar a contrarreloj es, a menudo, uno de los mayores problemas que afecta a la productividad.

Y es que en el mundo de los negocios es muy fácil estresarse por el poco tiempo que se tiene para terminar un proyecto en concreto. Esto es lo peor que puedes hacer, pero lo cierto es que es muy difícil aprender a controlar la presión que surge como consecuencia de dichas situaciones en el ámbito laboral.

Si lo que deseas es conseguir mantener tu concentración y productividad, entonces debes tener en cuenta que el tiempo debe convertirse en tu mejor amigo. Debes aprender a desconectar y no mirar el reloj mientras trabajas. De nada sirve mirarlo cada 2 minutos y desconcentrarse pensando que el tiempo corre y tú sigues sin avanzar.

Un pequeño truco para superar esta presión es proponerse determinados objetivos antes de realizar algo que te guste. Un ejemplo sería proponerte que no irás a por un café antes de terminar de preparar la presentación que tu jefe te ha pedido. Parece mentira, pero estos pequeños detalles cambian nuestra productividad y consiguen que nos concentremos más fácilmente. Esto se debe a que sabemos que la recompensa está cerca, dependerá de nosotros cuánto tardaremos en conseguirla y disfrutar las ventajas.

Este es tan solo uno de los ejemplos, debes proponerte recompensas que te motiven para incrementar tu productividad en el mundo laboral. ¡Identifícalas y comprueba que esta táctica tan sencilla funciona! Y no olvides que el secreto está en la correcta organización y no en quejarse constantemente que la cantidad de trabajo es insoportable.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir