Marketing

El trabajo y las olas de calor

trabajoLa Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia publicó, el 6 de agosto de 2015, un comunicado de Prensa cuyo propósito es avisar a las autoridades sobre los riesgos a los que se exponen algunos trabajadores, sobre todo aquellos que trabajan al aire libre, como en la construcción, la agricultura o en las obras públicas. Se trata de una situación peligrosa, que puede tener graves consecuencias durante los días muy calurosos de este verano.

La causa del problema no es sólo la elevada temperatura, sino la acumulación excesiva de calor en el organismo, que se puede producir tanto por las altas temperaturas, como por el calor que genera el cuerpo en actividades físicas intensas.

La exposición al calor durante un periodo prolongado puede causar diversos efectos sobre la salud, de diferente gravedad, tales como quemaduras, calambres musculares, deshidratación, agotamiento, etc. Pero, sin duda, el efecto más grave de la exposición a situaciones de calor intenso es el golpe de calor que se manifiesta con temperatura corporal muy alta, pérdida de agua, debilidad. En situaciones extremas, el calor puede causar la muerte.

En caso de que el lugar de trabajo esté expuesto a altas temperaturas, es importante prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Agotamiento, cansancio y debilidad, malestar general
  • Dolor de cabeza
  • Mareos o desmayos
  • Debilidad muscular o calambres
  • Náuseas y vómitos
  • Temperatura corporal elevada
  • Palpitaciones
  • Confusión y desorientación
  • Falta de sudoración
  • Respiración rápida y superficial
  • Perdida del conocimiento o convulsiones

Si se produce un golpe de calor, la forma más rápida de bajar la temperatura es descansar en un lugar fresco y sombreado y beber mucha agua fría. Es muy importante no ingerir alcohol ya que empeora. Si los síntomas persisten o se agravan, se debe acudir inmediatamente a un centro de salud.

No cabe duda que cualquier persona puede sufrir de golpe de calor, sin embargo los grupos con mayor susceptibilidad son los jóvenes que realizan actividad física extenuante, los niños y los ancianos, ya que sus mecanismos para regular el calor no son tan eficientes. Las personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas) y aquellos con problemas de alcohol o drogas, son los grupos de riesgo que deben tener especial cuidado durante los meses de verano.

Para prevenir el estrés térmico por calor hay que evitar los líquidos con cafeína o con azúcar en exceso, los líquidos muy calientes, las comidas pesadas y los ambientes sofocantes.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir