Noticias

Emprendedoras sociales

De la necesidad, virtud: La percepción de exclusión en un tipo de empresa en las que no se sienten identificadas y la búsqueda de una oportunidad profesional donde poder decidir y crear impacto social son los principales motores para las emprendedoras sociales. Un 53% de las mujeres entrevistadas aseguran dar mucha importancia al hecho de que emprender les ha dado oportunidades que no encontraban en otros trabajos, opción solo respaldada por el 34% de los hombres. En línea con este dato destaca que el 35% de las emprendedoras sociales se han sentido excluidas en algún momento de su experiencia profesional por razones de género.

Estos son datos extraídos de una investigación para el proyecto Women Innovators for Social Business in Europe (WISE), un programa de desarrollo y formación pionero para emprendedoras sociales europeas. El proyecto, liderado por ESADE junto a la University of St. Gallen (Suiza), la European Sustainability Academy (Grecia) y la ONG DEŠA y Hub Zareb (ambos de Croacia), pretende la creación de la primera comunidad europea de mujeres emprendedoras sociales y la formación a través de una plataforma de e-learning.

Falta de modelos de referencia

Así mismo, un 37% de las mujeres considera extremadamente importante poder conciliar vida personal y vida laboral gracias al emprendimiento, opción solo escogida por un 24% de los hombres, como se desprende de la encuesta a 300 emprendedores de 25 países europeos.

Un mensaje recurrente por parte de las emprendedoras ha sido la falta de modelos de referencia de otras mujeres sociales. “Igual que ocurre en el emprendimiento con ánimo de lucro, en el caso del emprendimiento social el modelo de referencia todavía es masculino y existe muy poca visualización de los ejemplos de mujeres”, destaca Mónica Grau, investigadora de ESADE y directora del proyecto WISE.

En este sentido, la creación de la primera comunidad de mujeres emprendedoras sociales europeas (WISE) pretende ser una plataforma donde promocionar la visualización del trabajo de estas mujeres y un espacio común donde compartir realidades similares. Inicialmente la iniciativa consiste en ayudar, formar y relacionar a 60 mujeres (20 de cada país) de España, Grecia y Croacia dispuestas a impulsar un proyecto de emprendimiento social o que ya tengan en marcha.

Preocupación por el aspecto financiero

Si bien las necesidades que tiene cualquier emprendedor (hombre o mujer, social o no social) en el momento de lanzar su empresa son las mismas, la percepción de lo que más les preocupa es diferente, según se desprende de la investigación.

Destaca, por ejemplo, como las emprendedoras sociales están más preocupadas por el lado financiero de su proyecto en comparación con los hombres, en el sentido de que es lo que les da más problemas, pero no lo que priorizan. Entre estas preocupaciones se encuentran la de como organizar la parte financiera del negocio, crear un plan financiero personal o confiar en que la idea desarrollada proporcionará ingresos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir