Social Media

Empresas y redes sociales… y tu ¿qué tipo de marca eres?

Cuando hablamos hoy de empresa no podemos olvidarnos y… ¡cuidado! Decimos no podemos olvidarnos porque, ese “olvido” es una causa frecuente de fracaso de las marcas en sus estrategias de marketing, no podemos olvidarnos que, nada de lo que era necesario antes desde la perspectiva de análisis y estudio, en la construcción de empresas, ha dejado de tener valor.

Muy por el contrario, las redes sociales lo que hacen es permitirnos que la realización del FODA, el análisis del mercado y la competencia, la identificación de las áreas donde concentrar nuestro valor agregado y la definición clara de objetivos y mensajes, se realice de forma mucho más eficiente y rápida.

Pero además de todo lo anterior, se nos exige una exposición social. Sin estar en las redes hoy, es muy complicado construir una marca, el posicionamiento local es quien permite llegar al veredicto del cliente, lo que aumenta la visibilidad y mejorar la reputación.

Hoy, construir una empresa referente y competitiva, es mucho más complejo de tener recursos, estudios e ideas, ya que es un compendio conformado por talentos individuales a través de los cuales se alcanza la eficiencia máxima local, que optimiza la experiencia global del consumidor.

¿Qué tipo de empresa es la tuya? ¿Cuál es la apuesta de tu marca en la búsqueda de crecimiento a través de las estrategias de marketing en las redes sociales?

¡No me atrevo! ¿Qué me pierdo? El miedo a las crisis, la ausencia de objetivos, la falta de recursos para elaborar estrategias y también… la impaciencia, la falta de constancia y la frustración, son generalmente las razones por las que una empresa se resiste a saltar a la exposición máxima de su persona y su marca. Es imperativo solventar las barreras y lanzase, no es únicamente pensando en un crecimiento potencial, sino en los efectos adversos de la pérdida de competitividad y confianza.

¡Estoy pero no se qué hacer! Son muchas las marcas que, eclipsados por el brillo del polvo de estrellas de las redes sociales y pensando que éstos entramados serían la “panacea” dieron el salto sin tener claros los objetivos, ni haber elaborado estrategia y sin tomarle el pulso a la importancia de la escucha activa y la acción social. Debemos tener muy presente que los márgenes que nos entregan los consumidores actuales, están determinados por las constantes oportunidades que brinda la red. Si la primera impresión no genera confianza, tendremos muy difícil la consolidación de nuestra marca social.

¡Escucho pero no engancho! Talento, experto, calidad, formación, crecimiento. ¿Suena exigente no es así? Es bien cierto que la eficiencia de las redes sociales es hoy innegable. Sin embargo, a medida que transitamos por el universo social, nos damos cuenta que todos; redes, buscadores, consumidores y productores, nos hemos vuelto más exigentes y ávidos de información.

Este no es un tema menor si pensamos que innovar parece ser clave hoy en la supervivencia y sólo a través de la información y la interacción, identificamos nuevas oportunidades.

¡Soy social! Creaste calidad, optimizaste de forma eficiente, entraste, escuchaste, interactuaste, creciste. Esta secuencia puede resultar utópica pero, como dicen en nuestra querida tierra gallega “haberlas hailas”. Implica grandes dosis de compromiso, templanza, empatía, esfuerzo, constancia, conocimientos, liderazgo, es… el emprendimiento en su más pura esencia.

Y tu? Qué tipo de marca eres?…


Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir