Noticias

En septiembre empiezo

Ocurre con frecuencia que nos pongamos nerviosos al saber que está llegando nuestro primer día de trabajo, pues esto significa que pondremos a prueba nuestros conocimientos adquiridos y las habilidades que definen nuestro perfil se verán retadas.

Saber adaptarse al nuevo entorno depende de cada persona, pero lo cierto es que lo más común es tardar varios días, o incluso semanas, hasta acomodarse a todo lo que nos rodea.

Los nuevos horarios, nuevos compañeros, nuevo ambiente laboral, nuevo jefe, todo esto puede estresarnos bastante hasta hacernos perder el control.

Pase lo que pase, debes mantenerte optimista y recordar que este nuevo trabajo es una experiencia inolvidable y una oportunidad que te ayudará a crecer como profesional, día a día aprenderás cosas nuevas, adquiriendo habilidades y competencias que te enriquecerán como persona.

Hay varios aspectos que debes tener en cuenta, entre los que destacan: la puntualidad con los horarios y la presentación personal. Tampoco puedes olvidar que demostrar responsabilidad y compromiso te creará una buena imagen.

Pues bien, una vez introducido en tus tareas diarias, quizás te alcance el miedo a errar. No debes preocuparte, pues se trata de una sensación muy común que te hará confiar en ti mismo y en todo lo que sabes, en las capacidades y en la razón por la que llegaste ahí.

Otro consejo más es el de recordar que el trabajo se basa en las relaciones interpersonales que constituyen un papel fundamental en las empresas, y pueden afectar a la productividad y a las tareas diarias.

La Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia facilita algunos consejos para el gran comienzo:

  1. Pon atención y anota todo: desde el principio debes intentar estar atento, oír y aprender. Anota todo lo que expliquen, desde la hora de almuerzo, hasta la clave de acceso de tu nuevo e-mail, así podrás consultar tu cuaderno cada vez que no recuerdes un proceso o algún nombre de persona.
  2. Apóyate en tus compañeros: es necesario que te tomes todo con calma y vayas poco a poco cumpliendo tus obligaciones, si necesitas ayuda, apóyate en tus compañeros y superiores.
  3. Confía en tus capacidades: desde el primer día de trabajo, te recomendamos tener una actitud positiva y alerta para aprender. Demuestra que eres un buen profesional, hazlo de la mejor manera posible, pero no cambies tu forma de ser por agradar a los demás.
  4. Saluda a todos los de la empresa: no esperes a que te saluden, recuerda que nadie te conoce. Sé el primero en decir “hola”, verás lo rápido que te comenzarán a identificar tus compañeros.

“En tus primeros empleos el sueldo no debe ser uno de los principales aspectos a negociar, recuerda que tus prioridades por el momento no son un mejor salario, sino el el aprendizaje, las oportunidades de desarrollo y los conocimientos que puedas aprender, ya que en un futuro es esto lo que dará frutos”, señala Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.

“También es importante que durante los primeros días resuelvas absolutamente todas tus dudas, no te quedes con inquietudes, debes conocer bien cuáles son tus tareas, cuáles son las prioridades y con cuáles debes comenzar. Trata no sólo de conocer a quienes trabajarán contigo, sino también a los de las demás áreas, nunca sabes cuándo les necesitarás, además el intercambio de conocimiento puede ayudarte a crear ideas innovadoras para tu trabajo”, agrega Caparrós.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir