Marketing

¿Es bueno elegir el camino corto?

camino corto

Elegir al camino corto es algo bueno que nos ahorra numerosos recursos, pero ¿se trata siempre de la mejor opción?

Pues bien, todo directivo sabe muy bien que los empleados deben ser capaces de elegir el camino más corto para alcanzar los objetivos planeados. Sin embargo, a veces ocurre que hay diferencia entre la eficiencia con la que los objetivos son conseguidos.

Imaginemos que un comercial tiene que alcanzar unos beneficios de veinte mil euros mensuales. Éste puede centrarse en un único gran cliente, puesto que esto le traería ingresos suficientes para cumplir el objetivo mensual. Ahora vienen los problemas:

  • Por un lado, podría ocurrir que invierta su tiempo en el cierre de este acuerdo estratégico y que éste al final no sea firmado. Los clientes con mucho dinero, aquellos que mueven millones, quieren obtener diferentes ofertas. Esto hace que se muestren interesados pero, a menudo, decidan abandonar en el último segundo.
  • Por otro lado, existen ciertas desventajas secundarias. Y es que un comercial no tiene un único objetivo. Un comercial cumple también la función de incrementar la notoriedad de la marca. Si informa a 30 posibles clientes, conseguirá que todos conozcan a la marca y la vean como cercana. Aunque ahora no cierre el acuerdo comercial con éstos, podría ser que en el futuro lo consiga. Es decir, se trataría de una inversión a largo plazo.

Todo esto me lleva a afirmar que elegir el camino más corto no es siempre la mejor opción. Antes de comenzar a planificar y ejecutar cualquier plan, se deberán definir tanto los objetivos primarios como los secundarios. Esto ayudará a evitar errores como los mencionados anteriormente.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir