Marketing

Ese desconocido llamado influencer

influencerHoy en día las marcas buscan tener en el plano digital la máxima repercusión posible, y para ello utilizan todos los medios que tienen a su alcance. Uno de esos medios son los influencers, personas que son conocidos y tienen cierta influencia sobre la comunidad, tanta, que pueden inclinar la balanza a nuestro favor a la hora de que los usuarios tomen una decisión de compra de un producto o servicio.

Y es que un influencer puede sernos de gran utilidad, pues comparte su opinión con la comunidad y es escuchado, por lo que, en este sentido lo que queremos es que participe activamente en la comunidad generando interacción y por qué no, sumarlo a la causa. Además, este influencer puede ayudarnos mucho a mover nuestros perfiles sociales gracias a la influencia del mismo sobre otras personas, con lo que un tweet positivo sobre nosotros puede tener muchísimo tirón y ayudarnos a aumentar ventas y en seguidores; es decir, nos puede ayudar a tener muchísima más visibilidad y exposición a los demás, aunque esto también sea un arma de doble filo si no somos capaces de gestionarlo adecuadamente. Por otro lado, un influencer nos da más capacidad de difusión y de viralidad si aprovechamos sus mismos perfiles, pues, por un lado, él puede difundir nuestro contenido, y por otro, somos nosotros los que nos aprovechamos de su nombre para dar viralidad a nuestros contenidos.

Ahora bien, no solamente existe un tipo de influencer. Esa palabra, como hemos dicho antes, simplemente significa que tiene influencia en la comunidad de una o de otra forma, pero, hay varios tipos de influencer, dependiendo que cómo actúan. Por ejemplo, podemos señalar como un tipo de influenciador al amante de la marca. En esta categoría puede entrar, a modo de muestra, el fanboy o la fangirl de Apple, usuarios para los que la marca es lo máximo y que la prescriben en cualquier momento. Se sienten tan identificados con la marca que se sienten parte de ella. La verdad es que es a esto a lo que las marcas deben aspirar, a conseguir este compromiso tan fuerte con el usuario, aunque no siempre se consigue, de hecho, casi nunca.

Otro tipo de influencer es el prescriptor, alguien que ha probado un servicio o un producto y ha quedado tan encantado que siempre que puede la recomienda. El usuario, como su nombre indica, es alguien que ha necesitado en algún momento algo y ha utilizado a la marca para satisfacer esa necesidad, pero, realmente no es un prescriptor, sino alguien que te cuenta su experiencia cuando le preguntas.

Para conseguir tenerlos junto a nosotros hay que hacer un trabajo considerable. Es como ligar en una discoteca (ojo, algo que hace muchos años que no hago). Primero identificamos a la persona que nos gusta y nos dejamos ver mientras observamos, y luego, nos acercamos e intentamos conectar.

Pero es necesario elegir adecuadamente al tipo de influencer que vamos a necesitar, y para ello necesitamos conocer muy bien cómo se mueven y hasta dónde llega su influencia, qué tipo de influencia ejercen en el usuario.

 

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir