Noticias

España crecerá sólo entre el 0,5 y el 1% en 2014

ESADEEl Informe Económico de ESADE 2014 prevé que la economía española crecerá durante este año “entre el 0,5 y el 1 % del PIB. Los autores del Informe consideran que, pese a que se recupera el crecimiento positivo, este será “aún muy modesto”.

El informe se muestra ligeramente optimista sobre algunos de los parámetros de la economía española, como el crecimiento para 2014, la evolución del sector exterior o algunos efectos de la reforma laboral, especialmente a medio y a largo plazo, pero sigue considerando que el proceso de recuperación será “lento y costoso”.

Por otro lado, el análisis es particularmente sensible a la evolución del empleo y apunta que la tasa de paro difícilmente bajará del 27 %. En este sentido, Josep Comajuncosa, profesor de Economía de ESADE y autor del Informe, alerta que “en 2014 el consumo de las familias se mantendrá restringido por la elevada tasa de desempleo y la reducción de los salarios”.

El escenario europeo no se muestra mucho más halagüeño, según los autores del informe: la zona euro crecerá alrededor del 1 % y se mantendrá la brecha entre los países centrales, con Alemania y Francia a la cabeza, que registrarán aumentos del 1-1,5 %, países periféricos, como Italia y España, con crecimientos en torno al 0,5 %, e incluso algunos países, como Chipre y Eslovenia, donde las previsiones siguen siendo negativas.

Se debe aumentar el acceso al crédito, reducir la tasa de paro y mejorar las expectativas

El Informe señala que el sector exterior español contribuirá al crecimiento, aunque “es imprescindible mejorar la demanda interna para lograr una recuperación más sólida”. En este sentido, los autores del estudio consideran de vital importancia recuperar las condiciones para garantizar una evolución positiva del consumo de las familias y de la inversión empresarial.

“Para lo primero, se debe aumentar el acceso al crédito, reducir la tasa de paro y mejorar las expectativas. Para que se incremente la inversión debe aumentar también la inversión en bienes de equipo y detenerse la caída de la inversión en la construcción”, señala el Informe. “En 2013, el consumo de las familias tuvo un efecto prácticamente nulo en el crecimiento económico”, señala Comajuncosa, “rompiendo la tendencia de los tres ejercicios anteriores”.

Recuperación “lenta” de la devaluación interna

Otro aspecto positivo “pero costoso” es la denominada devaluación interna de los precios y los salarios. Gracias a este proceso de devaluación interna, la economía española está recuperando “parte de la competitividad perdida en los años anteriores a la crisis”. Se trata de un proceso “lento y costoso”, reconoce el Informe, pero “el descenso de los salarios muestra que estos se han vuelto sensibles a la evolución del ciclo económico, lo cual es de suma importancia para posibilitar una recuperación económica menos lenta”.

El Informe también reconoce los efectos dolorosos de la reforma laboral, pero considera que ya está teniendo consecuencias positivas. La contención o reducción de los salarios en momentos de recesión es imprescindible para que las empresas no realicen todo el ajuste mediante la reducción del número de personas empleadas, con el consiguiente aumento del paro.

En 2015 y en 2016 deberá realizarse un ajuste fiscal importante

Los indicadores de la economía española muestran una concatenación de claroscuros: frente a un dato levemente esperanzador, se observa otro que avisa de riesgos y desequilibrios. Entre las leves esperanzas, se encontraría el pronóstico de que 2014 no requerirá “muchos más recortes, pues la mejor evolución del PIB permitirá un cierto aumento de los ingresos”. Pero esto no alivia necesariamente el camino. “Incluso si el crecimiento se recupera, en 2015 y en 2016 deberá realizarse un ajuste fiscal importante.” Por ello, es imprescindible que los “objetivos fijados por las autoridades europeas sean suficientemente flexibles para adecuarse a la realidad de un crecimiento cambiante”.

El sector financiero no tiene problemas de solvencia

En cuanto a la situación del sistema financiero, la previsión es similar. El Informe reconoce el saneamiento y la solvencia progresivos del sector después del apoyo financiero del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera –y la consiguiente inyección de 63.000 millones de euros–, pero señala que “se mantienen algunos riesgos, derivados básicamente de la difícil situación macroeconómica”. La morosidad alcanzó a finales de 2013 la cifra record de 12,7 %, lo que aumentará la necesidad de realizar provisiones.

El sector financiero ha acelerado su saneamiento y “no tiene problemas de solvencia”. Sin embargo, los autores del Informe se preguntan si los bancos están cumpliendo su función principal. La respuesta es claramente negativa. “El sector financiero sigue sin desempeñar su papel imprescindible de apoyo a la economía, pues no se ha recuperado el flujo de crédito a las familias y a las empresas. Según los autores del informe, el reto consiste en recuperar este flujo sin reducir por ello la calidad de la cartera de créditos, ni poner en peligro la recobrada salud de los balances bancarios.

Y una advertencia final a las autoridades comunitarias con respecto a la necesidad de impulsar, con todas sus fuerzas, una recuperación equilibrada y sostenible. “La recuperación del crecimiento de la economía española y, en general, de toda la periferia de la zona euro ha de ser una prioridad de la agenda europea”. En 2014, los países miembros deberán seguir haciendo reformas, pero las autoridades de la Unión Europea también tienen deberes pendientes.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir