Marketing

Establece el mejor precio sin equivocarte

En toda estrategia de marketing es de vital importancia el precio que se asignará al producto o servicio ofrecido.

Esto es así porque hay quienes asignan precios demasiado altos, que los consumidores no están dispuestos a pagar; y otros que pierden recursos por asignar precios demasiado bajos.

Debemos hacernos las siguientes preguntas antes de tomar la decisión:

– ¿La necesidad que vamos a satisfacer está ya cubierta por los competidores?

En caso afirmativo deberíamos investigar en profundidad las estrategias llevadas a cabo por las compañías adversarias y establecer un precio razonable, partiendo del que ya existe en el mercado.

En caso de que no exista ningún otro competidor siga leyendo.

– ¿La satisfacción de la necesidad producirá un recuerdo duradero en la mente del consumidor?

En caso afirmativo podemos estar seguros de que el precio merecerá la pena, para un cliente satisfecho el precio no es un factor tan decisivo (siempre y cuando no lo pongamos demasiado alto).

En caso contrario, busque otro producto. El mercado no está dispuesto a adquirir algo que no le satisface.

– ¿Valora nuestro público objetivo al producto como algo imprescindible o se trata de un simple capricho?

Si además, lo que ofrecemos es algo imprescindible no debemos dudar del valor que tiene y del ansia con que será adquirido.

Si se trata de un capricho, debemos enfocar nuestra comunicación hacia lo emotivo y no buscar una explicación racional.

– ¿Se trata de un producto de alta o baja implicación?

Los productos de alta implicación suponen un desembolso mayor, por lo que la decisión es más difícil de realizar. Los posibles compradores se toman su tiempo para consultar información adicional al respecto, todo con el fin de hacer la mejor elección. Estos productos permiten asignar precios más altos que con el tiempo se ven reducidos (los productos tecnológicos por ejemplo).

Si la implicación es baja, recordemos que la compra se efectuará de un modo más emocional que racional. Esto nos puede servir de gran ayuda a la hora de planificar las campañas publicitarias y elegir el mejor precio.

No olvidemos que el precio depende de numerosos factores entre los que cabe destacar: el mercado, el consumidor y la publicidad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir