Social Media

Facebook declara la guerra a los spammers

En Internet, uno de los medios  que más preocupa y que muchas veces termina quitando el sueño a los responsables de marketing es Facebook y su algoritmo. Desde hace un par de años, Facebook no deja de cambiar las reglas del juego, modificando su algoritmo con tanta frecuencia que cuando apenas ha dado tiempo a adaptarse a los cambios, llega otro nuevo que vuelve a alterar la información que los usuarios reciben en su muro cuando acceden a la red social. Con lo cual, en los últimos tiempos las cosas se han ido poniendo cada vez más complejas para las marcas y empresas que ven como sus publicaciones cada vez son menos relevantes.

Facebook

Facebook ha ido definiendo una estrategia de posicionamiento en la que los contenidos de los propios usuarios se premian en detrimento de los de las marcas. Esto supone que los usuarios reciben más información de sus familiares y amigos que mensajes publicitarios que lanzan las empresas. Y lo mismo ocurre con las noticias de los medios de comunicación. Si a ello añadimos que estos cambios también han ido afectando a las prácticas más efectivas que hasta hace poco usaban las marcas, el panorama es cada vez más negro. Un buen ejemplo de ello es el clickbaiting que daba magníficos resultados  para potenciar la interacción con los usuarios y que se ha convertido en una práctica perseguida por Facebook.

El problema es que hasta el momento estos cambios solamente habían afectado a las marcas, ya que los usuarios no dejaban de ver los contenidos de sus familiares y amigos. Ahora Facebook está planeando lanzar un nuevo algoritmo para penalizar aquellas publicaciones que no cumplen con las normas también se vean limitadas, sin importar si quien lo comparte es una marca o un usuario.

La explicación a este cambio es bastante sencilla. En los últimos tiempos la red social se ha visto asediada por multitud de noticias de dudosa fiabilidad o completamente falsas, lo que lleva a la desinformación y a la información falsa. Facebook ha estado investigando la manera en al que se difunde este tipo de mensajes y cómo llegan hasta los usuarios para evitar verse salpicada por los numerosos escándalos de los últimos meses.

Así pues, Facebook ha decidido limitar el alcance de las publicaciones aquellos usuarios que publican contenidos falsos de manera frecuente. Esto no significa que vayan a desaparecer por completo las publicaciones que comparte el típico familar pesado que todos tenemos en Facebook, pero si se verán afectados aquellos perfiles que se han especializado en compartir muchos links de este tipo, es decir, a aquellos usuarios spammers más pesados y cansinos.

Con lo cual, los cambios no afectarán a grandes cantidades de usuarios, sino más bien a un perfil concreto. Facebook establecerá quiénes son aquellos contactos que cree que nos resultan más relevantes y nos mostrará la información que publican. El problema es que los cambios de los últimos tiempos han hecho que las empresas no tengan más remedio que publicar muchos contenidos para que los contenidos se vean y poder interactuar con muchos usuarios. Pero lo cierto es que no queda más remedio que esperar para ver cómo evoluciona todo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir