Marketing

Fideliza a tu cliente

Es innegable que la prioridad máxima de una marca es vender, a lo que destinan todas sus acciones de marketing, tanto online como offline.  A pesar de lo que muchas marcas hacen, es mucho más fácil fidelizar a un cliente que conseguir uno nuevo, además de que con la fidelización proporcionamos un trato de favor al cliente que ya está con nosotros, lo que hará que nos recomiende a otros.

Es por este motivo por el que tenemos que esforzarnos todo lo posible en que nuestro cliente esté satisfecho y contento con su marca, para lo que tenemos que conocerlo bien y ofrecerles algo que les haga reaccionar positivamente hacia nosotros, hacia su marca. Personalizar o morir.

Porque el cliente es perfectamente capaz de dilucidar cuándo nos acercamos a él de una forma “poco honesta”, es decir, para venderles la moto, tenemos que adoptar justamente la otra posición, la de acercarnos a ellos de forma distinta, con el simple propósito de charlar con ellos y conocerlos, de saber qué necesitan, qué quieren y qué problemas o carencias tienen acerca de un producto o servicio relacionado con nosotros. Sabiendo esto, es mucho más fácil que sean más proclives a estar con nosotros.

Es el momento para conectar con ellos, para proporcionarles contenidos de valor que les aporten algo diferente, para meternos debajo de su piel y sean ellos mismos los que, en caso de necesidad nos busquen a nosotros.

Para ello, hay que escuchar muy atentamente y ser capaces de leer entre líneas, para “adivinar” lo que necesitan sin que ellos nos lo digan, sino, para nosotros poder adelantarnos, y, antes de que planteen el problema, ofrecerles la solución, siendo siempre una marca o profesional sincero, amigable y cercano.

A la hora de fidelizar a un cliente necesitamos contar con una persona del equipo que sea capaz de empatizar con él y con la suficiente inteligencia emocional como para dilucidar cuáles son sus necesidades, y, por supuestísimo, que sea capaz de implicarse con su tarea.

Se trata de crear una relación emocional en la que el usuario se sienta vinculado a una marca, a la nuestra, y la sienta como suya (como los usuarios de Apple hacen con la manzana), proporcionandoles un contenido de calidad contínuamente que nos permita afirmar que proporcionamos valor añadido a nuestro producto o servicio.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir