Social Media

¡He perdido un influencer! 3 acciones para evitar que dañe la reputación de nuestra marca

Comencemos por lo que sabemos, aquellas lecciones que nos ha dejado el social Media y que nos permiten identificar cuáles son las áreas más sensibles y más frecuentes en la pérdida de clientes.

Porque de eso hablamos de la pérdida de clientes, clientes externos pero también, clientes internos.

Son muchas las razones por las que una alianza estratégica se puede llegar a romper aunque en este momento debieran destacarse dos de ellas principalmente.

Errores en las estrategias que derivan en un crecimiento menor del esperado y obligan a una readecuación de las inversiones o estructuras empresariales a la antigua usanza en las que sólo una gran presencia en el Social Media, es su máxima expresión social.

Este último no es un tema menos si pensamos que, la ausencia de información, la falta de transparencia, la total indiferencia por el liderazgo manteniendo una posición más vinculada a las jefaturas antiguas, no hace sino desmotivar a un cliente interno que, con su pérdida de interés, ve irse también por el desagüe, su capacidad de innovar y construir para la marca.

El temor que existe en la actualidad en torno a la pérdida de reputación no es infundado. La pérdida de influencia deriva en el descenso de la visibilidad, la ausencia de actividad en las redes y la cada vez menos frecuente, presentación de oportunidades.

¿Qué debemos hacer cuando perdemos un influencer para que no afecte a la reputación global de nuestra marca?

1.- ¡Cuál fue el error! Punto de partida

Necesitamos hacer más eficientes nuestros procesos innovadores pero también, que duda cabe que en el ciclo de la ubicuidad y la conectividad permanente en movimiento, también necesitamos ser capaces de identificar en qué fallamos nosotros cuando esto sucede. Sin justificaciones, sin juicios de valor… sin pasiones. ¡El gran desafío!

2.- Qué fue lo que aprendimos

Una vez que hemos aceptado nuestra responsabilidad, es necesario obtener una enseñanza de esa experiencia. No podemos prever las reacciones ajenas o quizá sí pero de igual forma nos hacemos expectativas, nos dejamos llevar por la inercia o simplemente, algo se nos escapa de las manos. ¡Somos humanos! Debemos aprender de los errores para que los futuros… sean distintos.

3.- La lealtad mutua, un asunto no menor, la reputación en el nivel mas crítico de la cuerda floja

Supongamos que hemos roto nuestra relación con un cliente interno o externo, es evidente que el nivel de satisfacción derivada de la alianza era insuficiente para una de las partes o, para ambas.

Las marcas deben tener muy presente que lo que estamos midiendo en este ciclo como requisito 100% excluyente, es la capacidad para construir. La capacidad para destruir ya la demostramos en los años previos al estallido de la crisis y aún vivimos a diario sus efectos colaterales.

Cuando se rompe una alianza es importante hacer el ejercicio de mantener la relación por la que se vincularon, una atracción por la calidad del trabajo de ambos. La red nos permite la magia de relacionarnos de otra forma, rompiendo con los clichés tradicionales y dándonos la oportunidad de construir desde la interacción social.

Cuando perdemos un influencer y hacemos el ejercicio de aprender de la experiencia, modificar nuestras estrategias de marketing e implementar los cambios necesarios para evitar el mismo error en el futuro, estamos transmitiendo que somos confiables, con capacidad par realizar autocrítica constructiva y estamos en constante proceso de aprendizaje.

La pérdida de influencer al igual que la resolución favorable de una crisis, puede ser una fortaleza para nuestra marca… recordemos que finalmente de lo que se trata es de ir identificando nuevas oportunidades, mantenerse dinámicos es indispensable, la pérdida de una alianza, no puede afectar a la ética sin afectar a la marca.

¡La pérdida de la condición de marca “ética” es el final de la reputación a de nuestra marca!

¿Perdimos un cliente? ¿No se consolidó una alianza?, si lo transformamos en experiencia, no tiene por qué afectar a nuestra reputación online.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir