Noticias

Informe Inversión China en Europa 2014

estudioSegún el informe “Inversión China en Europa 2014”,  las claves por las que España es el cuarto país europeo con más proyectos de inversión del gigante asiático son la calidad de sus recursos humanos, su acceso a otros mercados, sus infraestructuras portuarias y su apertura a la inversión extranjera

España recibió 2012 409 millones de euros, cerca de siete veces más que el año anterior, situándose en la posición de noveno país con mayor inversión. Según este estudio, elaborado por ESADEgeo con la colaboración de KPMG y Cuatrecasas, Goçalves Pereira, la Unión Europea es también, excluidos los Offshore Financial Centers, el principal destino de la inversión china, con un stock de 26.768 millones de euros —el 85% de ellos concentrados en Luxemburgo, Francia, Reino Unido, Alemania y Suecia—.

Como se puede observar, la inversión directa china supone solamente un 0,67% del total recibido por la UE y el margen para el crecimiento durante los próximos años es grande. La estabilidad macroeconómica, política e institucional, la calidad de las infraestructuras y las oportunidades y ventajas que ofrece el Viejo Continente a la inversión son los principales atractivos para las empresas chinas, que basan su modelo de crecimiento en la transmisión de  tecnología y técnicas de gestión desde el exterior.

La inversión en la Unión Europea se ha producido mediante la combinación de operaciones de adquisición de mayor o menor tamaño (como la compra de la sueca Volvo por Geely), con más de 700 operaciones greenfield de inversión nueva. Éstas van desde la apertura de oficinas bancarias por parte del ICBC o del Bank of China y la instalación de plantas solares (como las realizadas por Suntech Power) y logísticas (como las llevadas a cabo por Hutchinson o Cosco) a los centros de I+D (como los desarrollados por ZTE o Huawei). China

Según el Observatorio ESADE China Europe de Abril de 2014, del que se hace eco este estudio, la mayoría de las empresas en las que China invirtió operan en la parte alta de la cadena de valor y sectores de elevado contenido tecnológico como el energético (ocho organizaciones, entre las que destacan Sinovel Wind, Sunford Light), las tecnologías de la información (Huawei ZTE, Lenevo, entre otras), y el transporte y la logística (como COSCO y Hutchington Port Holdings). También es relevante la presencia de empresas chinas en el sector bancario, en el industrial y, poco a poco, también en el hotelero y el agroalimentario.

Gran parte de éstas han llegado con la intención de abrir mercado, no sólo en el español, sino en terceros a los que éste tiene fácil acceso. En su valoración tras el asentamiento destacan el buen clima de negocios en España, la actitud y apertura hacia China —en concreto hacia sus productos y empresas—, y sus infraestructuras —especialmente puertos y carreteras—. Apuntan, en cambio, que los costes relativos a suelo son altos y, los trámites burocráticos, excesivos.

Por otro lado, y como barreras de entrada, las empresas chinas reconocen que los grandes desafíos a los que se enfrentan son el reconocimiento de sus marcas (con una valoración de 3,7 sobre 5), la comprensión del mercado local (3,5), la claridad de la regulación (3,5), la gestión de recursos humanos (3,2) y las prácticas de negocio (3,1).

Además, el informe apunta que el desarrollo del sector financiero chino, tanto dentro como fuera de sus fronteras, unido a la multiplicación de las inversiones del gigante asiático en la UE proporcionará importantes ventajas para el Viejo Continente, como la creación directa o indirecta de empleo; la generación de actividad de aprovisionamiento; la distribución alrededor de las multinacionales; la introducción de nuevos productos; o la recapitalización de empresas en dificultades, entre otros aspectos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir