Marketing

Gestión de la información para el Internet of Things

¿Está realmente preparada su política de gestión de la información para el Internet of Things?

Los nuevos tipos de datos representan un reto significativo para las estrategias de gestión de la información de muchas empresas. La adopción extendida de redes sociales y plataformas colaborativas se traducen en que las empresas se ven ahora obligadas a incorporar posts en redes sociales, textos, mensajes instantáneos, tweets y archivos compartidos de forma online en procesos formales para la gestión de la información desde su creación y gestión hasta su almacenamiento y destrucción segura. A lo largo del camino, las empresas tienen que tener en cuenta la seguridad, el cumplimiento de la normativa (compliance) y el comportamiento de los empleados.

El primer gran reto es que muchas de las empresas no saben en manos de quién  está o debería estar el contenido creado en estos canales de comunicación. Una reciente encuesta[i]entre profesionales de la información de la AIIM (comunidad global de profesionales de la información) y Iron Mountain reveló que aproximadamente un tercio de las empresas aún tienen que asignar la responsabilidad del contenido en la mensajería instantánea (39% de las empresas), móvil (32%), redes sociales (28%) y contenido compartido en la nube (33%). El estudio también revela que aproximadamente una de cada diez empresas fracasan a la hora de gestionar la información en formatos más tradicionales como los correos electrónicos, los datos de clientes y el contenido online público.

Lo que es más preocupante es el hecho de que esto cada vez va a ser más complicado. Pocas empresas van a verse libres de la inminente llegada del Internet of Things (IoT). La comunicación entre dispositivos conectados ya se usa en sectores como la industria, automóvil, energía y sanidad y también se está trasladando a sectores relacionados con el consumo a través de dispositivos conectados que se están implantando rápidamente, por ejemplo, en los hogares y en aplicaciones relacionadas con el fitness.

El segundo mayor reto estará constituido por las implicaciones legislativas y de cumplimiento de la normativa respecto a los datos que se trasladan entre los dispositivos, que implican mayores requisitos en todo lo relacionado con la protección de datos, la seguridad y las políticas de recuperación de datos. Los marcos legales van generalmente detrás de la tecnología y la complejidad del panorama de datos generados por dispositivos conectados y sistemas establecerá retos interesantes en el ámbito legal y regulatorio. Por ejemplo, un dispositivo conectado en un frigorífico doméstico podría estar diseñado para controlar la energía o planificar la lista de la compra, pero también podría estar generando información personal como pueden ser datos sobre la salud, el estilo de vida y la estructura familiar. Consecuentemente, este tipo de información debería estar controlada y protegida.

El tercer reto está en el almacenamiento y retención de la información. Los marcos de políticas de gestión de la información ya se encuentran con la enorme dificultad que representan los canales digitales y podrían fallar ante el Internet of Things a no ser que las empresas mejoren su forma de clasificar sus datos, sabiendo además qué tienen que conservar y almacenar y qué tienen que borrar.

Aquí puede descargar el White paper de AIIM y Iron Mountain, Valuable Content or ROT: who decides?

Artículo elaborado por Ignacio Chico, Director General de Iron Mountain España.

[i]White paper de AIIM y Iron Mountain, Valuable Content or ROT: who decides? Los encuestados vienen e una base de datos de profesionales de la información en todo el mundo, 2014

 

4 de comentarios
 
Subir