Noticias

Noland, el país de casi 44 millones de refugiados

En el mundo hay casi 44 millones de personas refugiadas y desplazadas, de las cuales, 14 millones viven en campos de refugiados y el resto, cerca de 30 millones, son refugiados urbanos.

Para dar a conocer esta situación de injusticia la agencia de Publicidad, Kitchen, ha desarrollado, para Entreculturas, una campaña que tiene a “NOLAND” como eje. Un país virtual para 44 millones de personas que se han visto obligados a salir forzosamente de sus países para malvivir como refugiados en otros lugares de acogida, sin posibilidad de integración, educación y sanidad entre otros servicios básicos.

El uso de las redes sociales y de las nuevas tecnologías hacen posible que campañas como ésta conciencien a la sociedad, creando un entorno más favorable.

Pues internet es el medio de los medios, no tiene fronteras geográficas (excepto las relacionadas con las cuestiones económicas o generacionales). Ésto hace de él un medio adecuado para buscar repercusión a nivel mundial, concienciando al mayor número de personas posible.

Coincidiendo con el Día Mundial del Refugiado se presentó NOLAND en un escenario que bien puede recordar a un refugio urbano. En pleno Campo de la Cebada de Madrid se instalaba una tienda de campaña –cedida por Bomberos sin Fronteras- que sirvió a la prensa para hacerse idea del hacinamiento en que muchos refugiados viven.

Como cualquier otro país, éste tiene su propia Constitución, escrita y creada para defender los principios básicos por los que luchamos tanto en los países de acogida de los refugiados como en sus países de origen. Estos principios van desde el derecho de toda persona refugiada a ser reconocida legalmente como tal, hasta el derecho al acceso a una educación, a un trabajo y a una atención médica adecuada.

Irene Guía, religiosa y ex directora del Servicio Jesuita al Refugiado en Ruanda y en el este de la República Democrática del Congo, ha explicado qué significa vivir en un campo de refugiados: “Nadie está en un campo porque quiera, están allí de manera forzosa, es un espacio limitado y la mayoría están muchos años en estas condiciones”. Por esta razón, Irene Guía ha resaltado el trabajo de educación que realiza Entreculturas junto con el Servicio Jesuita a Refugiados: “No hay verdadero desarrollo sin educación, la educación combate la pobreza; y en un campo de refugiados, tener educación implica protección, esperanza y posibilidad de cambio”.

Para José Carnero, socio fundador y director creativo de Kitchen, “es un orgullo poder contribuir con esta idea al trabajo de una organización que trabaja por la justicia recordándole al mundo la importancia de cuidar un valor tan frágil como es el de la hospitalidad. Confiamos en que pese a la recesión que vivimos, NOLAND sirva para que no nos olvidemos de ella ni de ayudar a que los desplazados vivan con dignidad y que todos sus habitantes tengan acceso a la educación, sanidad y oportunidades que todos merecemos”.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir