Noticias

“La austeridad es un impedimento para salir de la crisis”

El 2013 será un año más de recesión económica para España. La desaceleración se situará en un -1% del PIB. La continuación de la caída en el ya sexto año de crisis, provocará también  un aumento del paro, que se situará por encima del 25%, un crecimiento de la inflación hasta el 2% (algunas décimas por encima de la tasa media de la zona euro), y el crecimiento negativo de la consumo  y de la inversión privada.

Así las cosas, no se atisban indicios de crecimiento económico hasta el 2014.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Informe Económico de ESADE 2013, dirigido por el profesor del Departamento de Economía, Josep Manel Comajuncosa. El Informe prevé para el año que acaba de iniciarse, que la zona euro se mantendrá en una situación de estancamiento económico con un +0,3%.

Alemania, Francia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo crecerán, pero no más del 1%; reto que si alcanzarán, sin embargo, Finlandia, Austria e Irlanda, y  junto a España, se sumarán al crecimiento negativo Portugal, Eslovaquia, Chipre y, sobre todo, Grecia.

La austeridad es contraproducente: sin crecimiento no se devuelve la deuda

“La austeridad a ultranza está resultando contraproducente: sin crecimiento no se puede devolver la deuda”. Así de categóricos se manifiestan los autores del Informe Económico ESADE. El informe considera que los programas de ayuda a países como Portugal y Grecia no están dando los resultados deseables y existe un riesgo de expansión de estos problemas a países con dificultades como es el caso de España.

Así, el Informe Económico ESADE advierte muy claramente sobre la imperiosa necesidad de políticas expansivas propiciadas desde la Unión Europea, como hacer más graduales los objetivos de déficit, y por parte de aquellos países en situación más desahogada:

“Para conseguir la vuelta al crecimiento, los países del centro, con unas cuentas públicas sostenibles, deben impulsar sus economías con políticas fiscales expansivas o permitiendo aumentos salariales”.

El profesor Comajuncosa advierte que “para que no se produzca el rescate se necesitaría bajar paulatinamente la prima de riesgo a los 100, 200 puntos, a niveles de 2010. Cualquier repunte haría imprescindible el rescate”. Comajuncosa ve “más probable un rescate en forma de compra de bonos masiva por parte del BCE con el objetivo de bajar los tipos de interés de la deuda pública, que no una línea de crédito directa al estilo de Grecia y Portugal”.

Sea como sea, en caso de petición de rescate los expertos subrayan la importancia de las condiciones que impongan las autoridades europeas y la capacidad de negociación del Gobierno español.

“Si las medidas exigidas son demasiado inflexibles, los recortes pueden no conseguir su objetivo” y la economía española podría entrar en una espiral de recesión y de aumento de la deuda, como en la que se encuentra Grecia. “En caso de solicitarse un rescate es necesario usar toda la capacidad de negociación para evitar de antemano este escenario”.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir