Conceptos

La complejidad de sorprender a los usuarios, reto para las marcas

marcas

La posibilidad de encontrar a la persona correcta, en el lugar idóneo, en el momento oportuno, es hoy en día uno de los mayores retos de las marcas. El ámbito digital cada vez es más relevante, generando un volumen de tráfico que bate récords cada año. Una nueva edición del Black Friday, en la cual se espera que las cifras superen todo registro conocido hasta la fecha, servirá para confirmarlo. Según un estudio de The Boston Consulting Group, sólo en EEUU los consumidores prevén que entre el 20 y el 35% de su gasto se producirá online en los próximos años. Y, en todo este contexto, la tecnología representa un elemento cada vez más importante.

El panorama permite ser optimistas, pero los usuarios son cada vez más conscientes de las posibilidades que ofrece el ámbito digital, y su exigencia es proporcional. Los consumidores han cambiado y, la tecnología que tiene por objetivo emitir recomendaciones eficaces, también. Esa exigencia de los consumidores requiere de la eficacia tecnológica que representa la targetización. El concepto de targetización, según el cual las marcas pueden encontrar a usuarios potenciales con índices de éxito inalcanzables hace unos años, resulta hoy en día estratégico para las campañas publicitarias. Targetizar es segmentar correctamente, lograr que los usuarios muestren interés en los mensajes que difunden las marcas en aquellas páginas a las que acceden.

Ante una complejidad cada vez mayor por generar una conversión, la tecnología se erige por tanto como un factor clave para alcanzar éxito en esa tarea que tienen los anunciantes y sus proveedores. Es importante para los anunciantes identificar y conectar con la audiencia adecuada, una comunicación efectiva desde el punto de vista de los mensajes. La combinación inteligente de creatividad y nuevas tecnologías permite soluciones segmentadas y más atractivas para captar la atención de los usuarios.

Este vídeo ejemplifica la importancia de la targetización a través de una acción en la que participaron 80 personas relevantes dentro de la industria de la publicidad digital. Durante 24 horas, se desarrolló una acción en la que estas personas fueron monitorizadas en el ámbito digital, recibiendo mensajes personalizados en formatos in-image de la red de publishers de LiniCom, artífice de la acción.

Tras la recepción de un correo, en el que se incitaba a los participantes a clickar sobre un contenido, los usuarios aceptaban el reto. Desde ese momento, en menos de 48 horas, debían de ver un mensaje y responder al mismo.

También se quería sorprender también fuera del mundo digital por lo que, para acompañar a la acción online, se realizó un envío con galletas y tarjetas personalizadas. Así, cada uno de los participantes en la acción, recibieron en un paquete estos regalos justo después de las 48 horas en las que fueron targetizados, lo que generó una sorpresa.

Los resultados demostraron que los usuarios valoran la personalización de los mensajes y el factor sorpresa que representa tal grado de segmentación. El 93% de los profesionales del sector publicitario que fueron convocados participó en la acción. Los mensajes agradeciendo haber sido partícipes de tal acción fueron superiores al 45%.

Los resultados de la acción demuestran que sorprender es, cada vez más, imprescindible para las marcas. Una pequeña muestra de personas más familiarizadas con los mensajes publicitarios es representativa de lo que la personalización de los mensajes puede generar en el resto de los usuarios.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
Subir